2 de julio de 2010

Mi renuncia al Movimiento Libertario

Carta abierta a Otto Guevara, presidente del Comité Ejecutivo Nacional del Movimiento Libertario.

-------------------------------------------------------------------------
Estimado Otto,

Hace ya casi 12 años fue que me aventuré a pedirte una copia de algún tipo de literatura sobre el pensamiento libertario, esas ideas que con tanta pasión defendías en el Plenario. Vos mejor que nadie fuiste testigo de cómo mi escepticismo inicial hacia ciertas propuestas libertarias fue dando paso a un convencimiento cada vez más profundo, que luego desembocaría en convicción. Sin lugar a duda fue EL punto de inflexión en mi vida, como vos bien lo has descrito en repetidas ocasiones. ¿Qué habría sido de mi carrera y de mi vida en general si el diputado del PUSC para el que trabajaba no hubiera compartido esas oficinas con vos? Solo Dios sabe.

Recuerdo cómo en esos meses cuando empecé a trabajar para vos en la Asamblea, en un viaje a Heredia a una charla tuya, te dije que si algún día veía que vos te apartabas de las ideas libertarias, yo sería uno de los primeros en señalártelo y en abandonar tu causa. Vos me dijiste que no esperabas menos de mí. Pues ese día ha llegado. Con profundo dolor presento aquí mi renuncia al Movimiento Libertario.

Fui un militante bastante irregular, lo confieso. Muy pocas veces doné dinero al partido. Y no fui de los que “chancleteaban” en búsqueda de votos. En política electoral al parecer eso es lo que más importa. Aún así, a mí manera, durante estos 12 años intenté poner mi granito de arena, principalmente desde el frente intelectual. Y lo disfruté muchísimo. Para mí siempre fue un gran orgullo decir que era militante del ML. ¿Conarroz? El ML fue el único partido que se opuso. ¿Crédito finlandés? El ML fue el único partido que se opuso. ¿Ley de Tránsito? El ML fue el único partido que se opuso. Y ni qué decir del mayor de los logros: detener por 4 años la aprobación de un aumento masivo de impuestos durante la administración Pacheco de la Espriella. Uno a uno, el tiempo nos dio la razón en todas estas batallas.

Sin embargo, cuando abro las páginas de los periódicos ahora y leo sobre la clase de cosas que hacen los actuales diputados libertarios, el infame acuerdo con el gobierno, la repartición de puestos en Juntas Directivas y en la Asamblea Legislativa—donde prevalecen el amiguismo y el nepotismo—, el apoyo a proyectos que aumentan el gasto, las regulaciones, los privilegios y erosionan la libertad en Costa Rica, pues he dejado de sentirme orgulloso. Por el contrario, me da vergüenza haber votado por el Movimiento Libertario en las elecciones pasadas. Peor aún, todo esto ocurre ante la complacencia de la dirigencia del partido, en particular vos.

En su momento apoyé tu iniciativa de abrir las puertas del ML y hacerlo crecer. Ser un partido pequeño ciertamente era frustrante. Perder votaciones era hasta traumático en algunos casos. Pero se te fue la mano. Hoy la actual fracción libertaria es una colección de individuos que lo único que tienen en común es sus ambiciones personales y no su convicción por las ideas de la libertad. He llegado a la conclusión que, especialmente en la última elección, ha habido un esfuerzo concertado por parte tuya para que la gente que llegue a puestos de relevancia en el ML respondan a vos (e incluso en eso has fracasado) y no a las ideas liberales. También te has cuidado de que no salga nadie en el ML que “te haga sombra”. Sólo así se puede explicar que luego de 12 años de presencia legislativa, el Movimiento Libertario siga siendo solo Otto Guevara. Cuando en algún momento se forjó alguna figura de peso independiente, rápidamente te encargaste de hacerla a un lado para que no amenazara tu protagonismo.

Y tu liderazgo ha venido a menos. Cada vez es más patente que lo que ahora te importa es ganar algún día la presidencia de la República, a cualquier costo. Las ideas son dispensables, así como las personas. Y es un secreto a voces que los diputados hacen lo que les da la gana y vos no tenés la autoridad para enfrentarlos o siquiera marcarles un rumbo. Me hubiera encantado verte presidente de Costa Rica, pero hace 4 años. No así. No ahora.

Podría quedarme en el ML, con lo limitada que es mi militancia desde el extranjero, y promover un cambio interno. Impulsar una renovación de liderazgos que implicaría, necesariamente, tu salida como presidente del Comité Ejecutivo Nacional. Pero sé que eso no va a suceder. Jamás lo vas a permitir. Como tampoco sucederá que el ML se desligue de los actuales diputados. Hasta el tanto los tengamos impulsando todo tipo de ocurrencias en la Asamblea Legislativa, todo bajo el nombre de “Movimiento Libertario”, es una causa perdida. La marca “Movimiento Libertario” se ha echado a perder en unos pocos meses. Ahora es más de lo mismo.

Aún así siento que en Costa Rica las ideas liberales necesitan de un partido político que las defienda. Ya el ML dejó de ser esa trinchera. Como en su momento lo dejó de ser el PUSC. Sin embargo espero que algo bueno salga del colapso ideológico—y eventualmente electoral—del ML, y que esto sea el nacimiento de un nuevo partido liberal. Hacia ese rumbo trataré de convencer que caminemos a aquellos que en los últimos años y meses han abandonado el ML, o a los que aún siguen en éste pero con crecientes dudas. Un partido liberal que no le importe permanecer pequeño y con una modesta representación legislativa, pero que defienda la libertad sin ambigüedades, como otrora hiciera el ML.

Por lo demás, espero que este divorcio político no represente un fin de la amistad en ningún sentido. Te respeto muchísimo y te deseo lo mejor.

Tu amigo,

Juan Carlos Hidalgo

16 comentarios:

Alejandro dijo...

Estimado Juan Carlos:

Me parece una gran lástima que te salgás del ML. Entiendo y en gran medida comparto tus críticas, pero por otro lado siento que no has terminado de entender que un partido que no se haga elegir no pueda cambiar nada. ¿Para qué tener partido, si se lograría lo mismo escribiendo en el periódico?

El ML era hasta hace muy poco --por mucho-- la mejor plataforma electoral para dos cosas que creo fundamentales: el liberalismo en general y el combate al clientelismo de la máquina electoral del PLN. El problema fundamental del ML siempre fue la falta de figuras de peso, fuera de Otto. Eso puede ser, como decís, en parte culpa de él. Pero también tiene que ver con que muchos libertarios (como vos) "would rather be right than be president," y no están dispuestos a hacer las concesiones inevitables de la política. (Si el mundo fuera de otra manera, la política nisiquiera existiría.)

En una democracia, un partido NECESITA alguna gente que quiera figurar en la prensa, besar chiquitos en la tele y hacerse elegir. Y necesita también figuras con peso intelectual y coherencia en las ideas, que respalden sus campañas. En Costa Rica hay diversas figuras liberales de mucho peso, pero ahora ya no queda prácticamente ninguna en el ML, mientras que el PUSC pasó a mejor vida.

Por esta vía lo que vamos a lograr es que el PLN nos siga gobernando hasta el siglo XXV.

Mario Brenes dijo...

Estimado Juan Carlos, quiero ser el primero que comente tu carta de renuncia al partido diciéndote que lamento mucho esta decisión porque la organización pierde un gran liberal y un joven con gran potencial político. Quiero ser el primero para dejar claro que tu decisión debe llamar a la reflexión a los buenos entendedores de la política y del liberalismo para orientar nuestros esfuerzos al fortalecimiento y no para la destrucción de las ideas fundamentadas en la libertad. No quisiera que tu decisión sirva para profundizar las arremetidas de los enemigos de la libertad. Es preciso distinguir entre un partido político que pretende representar una ideología o en nuestro caso una filosofía política y el conjunto de personas que promovemos la libertad y los derechos de las personas como valores fundamentales.
Vivimos una crisis de valores y de actitudes consecuentes y coherentes. La lealtad es un valor relativo, el respeto es un valor ignorado y la ética es un valor olvidado. La mayoría no entiende el sentido de la participación política ni el propósito del poder, todo lo convierten en fines en sí mismos, en medios para complacer vanidades e intereses personales. Vivimos una crisis de calidad humana. La lucha hay que seguirla dando desde cualquier espacio, el intelectual, el académico, el político, cualquiera. Lo importante es no convertirse en un ser vegetativo cuando se puede dar mucho más en la tarea de defender y promover la libertad,los derechos y la dignidad de las personas. No podemos olvidar que los partidos políticos son un instrumento, una herramienta de la democracia pero no son el fin. El fin es hacer que todas las personas vivan y prosperen en libertad, con pleno respeto a sus derechos, a su vida, a sus bienes. El fin es remover los obstáculos que impiden a las personas potenciar todas sus posibilidades para alcanzar la prosperidad de acuerdo a sus capacidades,a sus esfuerzos y a sus metas de vida. El fin es una sociedad de individuos prósperos, capaces de ayudarse unos a otros sin mediación de ningún poder político, mucho menos autoritario.
Espero que los liberales costarricenses sigamos contando con tus acertados comentarios y tus oportunas opiniones. Los problemas del ML afectan el cause por el cual deberían moverse las iniciativas liberales más exitosas pero no esas circunstancias no deben debilitar para nada la convicción liberal que profesamos y pregonamos. Tendremos la responsabilidad de cumplir con la responsabilidad de llevar esas ideas a la práctica con la mejor herramienta política democrática que podamos. Esa es una tarea pendiente, pero necesitamos el apoyo y la ayuda de todos aquellos y aquellas que con buena fe y convicciones claras, desean una Costa Rica donde todos sus habitantes, sin exclusión, disfruten los beneficios del desarrollo en libertad.
Un abrazo

Manuel dijo...

De mi parte cuenten conmigo para cualquier proyecto para formar un partido liberal serio. Saludos.

roche dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
roche dijo...

Juan Carlos plasma muy bien el sentimiento de muchas personas y la verguenza que se siente ver como se toman decisiones sin el mas minimo pudor ideologico.

Si alguien empieza con una nueva iniciativa, creo que será bienvenida. Pero creo que la gente en el ML no sabe cuanto daño a hecho con estos meses con su actuación en la asamblea legislativa

La ASOJOD dijo...

Juan Carlos:

Con su salida, el ML pierde a un gran liberal y uno de los pocos ideólogos que quedan. Más allá de las discrepancias filosóficas que tengamos, siempre he considerado que ud es una persona inteligente, seria, capaz y con excelentes cualidades para sustituir a Otto. Sin embargo, su decisión descarta esa posibilidad.

Quiero decir que apoyo 1000000% todo lo que ha expuesto en esta carta. Es el mismo sentimiento que me embarga y me hace cada vez estar más confundido en si debo continuar en ese partido, tratando de lograr cambios desde adentro, o si debo renunciar. Me encantaría que se formara un nuevo partido liberal y colaborar en ello, pero no se ve en el horizonte político costarricense -tipicamente centrípeto en materia ideológica- algo similar como opción. A esa ausencia debemos agregarle el siempre temible chance que queda para que los nuevos líderes sigan los pasos erróneos de Otto y se olviden de aquella máxima de Lord Acton que todos deberíamos tener tan presente (ojalá en la cabecera de la cama) cuando entramos en la política.

Mientras tanto, creo que seguiré, como Dagnny Taggart, luchando desde mi trinchera y sin rendirme ante los vulgares, los colectivistas, los oportunistas, los ignorantes, etc.

Espero que, al menos, la desbandada de grandes personas que ha afectado al ML sirva para que aquellos que todavía conservan lucidez y decencia, reflexionen sobre el camino hacia el despeñadero en el que transita el partido y pongan manos a la obra para generar un cambio interno. El cambio Ya que se prometía en campaña, es aún más necesario dentro del partido antes de salir nuevamente ante los costarricenses en busca del voto.

Alejandro

Gonzo dijo...

ojala JC se logrará reestablecer un partido liberal, apegado a las ideas y no a las personas, pero como cuesta eso y si requiere mi ayuda en lo que pueda servir de ayuda tomelo en cuenta.

Alejandro dijo...

Estimado Juan Carlos:

En lo que quisiera principalmente insistir es en que, por su propia naturaleza, la política es incompatible con el perfeccionismo moral o ideológico. La política es precisamente utilizar las herramientas del poder (castigos y recompensas) para buscar que otros hagan lo que uno quiere que hagan.

Por eso el liberalismo desconfía profundamente de la política. Pero si creemos que para cambiar las cosas es necesario participar en ella, entonces hay que enfrentarse con las cosas como son.

Un partido pequeño e ideológicamente puro podría lograr ciertas cosas, especialmente obstruyendo proyectos de ley en la Asamblea Legislativa. Pero no estará en posición atacar lo que a mí me parece la peor lacra de nuestro sistema político: el control de los recursos públicos por parte de la máquina del PLN, que les permite a quienes la manejan vivir (no solo bien, sino en el algunos casos como reyes) con el dinero y el trabajo de otros.

A Otto yo no le cobro que aceptara la deuda política, o siquiera que ofreciera diputaciones a cambio de donaciones de campaña. Un partido tiene que hacerse elegir, no solo hacer puntos para entrar al cielo de los liberales. Su verdadero gran error es no haber hecho nada (tal vez haber hecho menos que nada) por cultivar, atraer y retener otras figuras con peso intelectual y capacidades de liderazgo, como vos. Eso es lo que está hundiendo al ML.

Esto es una lástima, porque del otro lado está un partido que ha dominado al país por 60 años, con el control de todos los fondos el Estado, con sus cuadros bien instalados en todas las instituciones públicas, con todas las donaciones privadas que necesite para sus campañas, y al que la coherencia ideológica o moral le importa un rábano.

Cucho Games dijo...

Pues yo tenía tiempo de no venir por aka y ahora que llego me encuentro esta bomba, que tristes más que reales son las palabras de JCH, yo ni te conozco, sin embargo muchas veces gracias a tus ideas aprendi mucho y fue tanto así que podría decirse que entre usted y ASOJOD me llevarón a votar por ML, pero ahora al igual que usted veo más de lo mismo. Saludos y suerte con su futuro.

walter dijo...

"..."
wfc

juan dijo...

100% de acuerdo con Juan Carlos. El ML perdió el rumbo y se convirtió en otro partido clientelista más. Ya no tienen idea de lo que es defender los principios liberales.
Y en lo del partido liberal: voy en esas, de fijo!!

Morado dijo...

Juan Carlos simplemente plasma lo que siento en estos momentos luego de haberle dado el primer voto de mi vida al ML.

luisdi dijo...

¡Te felicito! Desde hace mucho tiempo se observaba el derrumbe del ML y sus ideales. Me duele decirlo, pero se los dije. Lo que me llena de optimismo es que aún existan personas visionaris, honestas consigo mismas y comprometidas consigo mismas capaces de ver las cosas con sinceridad y objetividad. Para muchos, quizás menos públicamente, el ML era nuestro segundo hogar. Un sitio donde podiamos sentirnos no tan sólos ni tan locos con nuestras ideas...de hecho, ahí salimos del "closet" político y nos sentimos orgullosos de nuestro individualismo. Muchos ya tomamos la decisión que vos tomaste ahora. El mundo sigue, y, antetodo, recordemos la frase célebre de Lord Acton: "El poder corrompe, el poder absoluto corrompe absolutamente."

Anónimo dijo...

Juan Ca, mira esta monstruosidad!

http://wvw.nacion.com/ln_ee/2007/abril/16/pais1063699.html

Sofhía Guevara dijo...

Increíble, totalmente cierto, tengo 17 años, pero me apasiona la política, estaba buscando información para un proyecto y me detuve a leer esto, tenés razón, y es pesado para cualquiera de ambos partidos, sea PUSC o ML, pero pesa por la verdad que contiene.

Ernesto Alfaro dijo...

Don Juan Carlos,

Es ahora más bien cuando Costa Rica necesita más al Movimiento Libertario. Es ahora, en medio de esta tormenta, que necesitamos a los verdaderos líderes. Es ahora, más que nunca que su amigo el Sr. Otto Guevara más le necesita. Costa Rica está en un punto de inflexión y nosotros le debemos a nuestra Patria el luchar por ella y por la Libertad (la cual no es para nada gratis!). Le exhorto a pensar mejor su renuncia y en vez de "abandonar el barco" sea hoy que se levante de su muy cómoda silla de intelectual, se enrolle las mangas y baje al campo de batalla a derramar sangre con sus compatriotas!! Por una mejor Costa Rica!! Por una Costa Rica libre para nuestros hijos!!!