25 de octubre de 2009

La ciudad de la furia


La ciudad de mis amores: Buenos Aires. Estaré aquí hasta el jueves por la mañana. En estos días tengo programadas varias reuniones, almuerzos y el evento de ESEADE el miércoles sobre el contexto latinoamericano.

Y por supuesto que aprovecharé para ver amigos, darme una vuelta por las tiendas en avenida Florida y degustar de la mejor carne del mundo (que no me oigan los uruguayos).

Me encanta esta ciudad. No lo pensaría dos veces para venirme a vivir aquí.

6 comentarios:

JP Zuniga dijo...

¿Irte a vivir a Buenos Aires? Recuerda que estás hablando de Argentina, el país de los Kirchner, los impuestos a las exportaciones y de los piqueteros.
Cuando se te pase el efecto del mate, piénsalo bien.

Albertvs dijo...

Agarre un tren y se va a dar una vuelta a Tigre...

José Cardona dijo...

Buenos Aires es toda mae, después de la carne echate un Gancia, es riquísimo... Y mae, guarda cuanta moneda llegue a tus manos, cuando fuí habían pocas incluso tuve que recurrir al trueque! los chés me dijeron que la culpa era de los chilenos porque las fundían! jaja

Juan Carlos dijo...

Está buena esa. Como siempre para los argentinos, es el mundo contra ellos.

playa pura vida dijo...

Andáte a vivir allá, pitiyanqui, con la pensión que te va a dar la CIA.

playa pura vida dijo...

Estoy seguro que la comunidad nazi en exilio estaría encantada de recibir a uno chivato como tú...