25 de septiembre de 2009

¿Ya ven porqué soy liberal?


Cuando a empecé a leer la noticia de hoy en La Nación sobre el hotelero que le paga a dos hombres para que alerten a los carros sobre el paso del tren, pensé "¡un ejemplo más de cómo la iniciativa privada viene a llenar los vacíos que deja el Estado!" Pero inmediatamente me dije "no me extrañaría que ahorita salga un burócrata diciendo que eso no se puede hacer". Bastaba leer el final de la nota para confirmar mi sospechas.

Aquí tenemos un empresario, que ante la incapacidad del Estado de garantizar la seguridad en los cruces de la línea férrea, saca plata de su propio bolsillo para que dos personas debidamente identificadas les avisen a los choferes cuando el tren viene. Al final de cuentas ya ocurrió un accidente cerca del lugar.

Si bien el hotelero tiene un interés particular (que el tren no suene el pito y moleste a los huéspedes de su hotel) está al mismo tiempo brindando un servicio social. ¿Les suena conocido? Pues sí, es la definición de la famosa (y mil veces malinterpretada) mano invisible de Adam Smith.

Pero no, tiene que venir el Estado y decir que eso no se puede hacer porque no hay ley que lo permita. Esto me recuerda aquel caso del desempleado que cobraba ¢1.000 a cada vecino de Tibás por recoger basura, ante la incapacidad de la municipalidad de ese lugar de brindar el servicio. No tardó en venir el Estado a decir que el hombre no podía hacer esa actividad porque no tenía una patente.

¿Ya ven porqué soy liberal?

10 comentarios:

Alejandro C. Trejos C. dijo...

"Que no lo puede hacer porque no hay ley que lo permita" es la visión o miopía del empleado público, que solo puede hacer lo que la ley le dice.

El privado puede hacer TODO lo que la ley no le prohíba.

EL proyecto para el que trabajo está sufriendo de esa miopía

Pablo Mejías Araya dijo...

El vacío de la norma se debe llenar con las extensas fuentes del Derecho, entre ellas está la costumbre...si los ticos somos "pulseadores"...por qué no utilizar este argumento como ley que lo permita??

Tomador Social dijo...

Mas que la mano invisible me preocupo por la mano visible (La del Estado).

Que diria Ronald Reagan?

pilar dijo...

Concuerdo contigo. Los empresarios siempre vamos adelante y solucionamos, pero no debemos perder de vista que a la vez de proporcionar soluciones rapidas y efectivas, tambien debemos de trabajar en soluciones a largo plazo que son las que precisamente le corresponden al Estado y con lo cual debemos exigir que ellos hagan los cambios indispensable. Es parte de nuestra responsabilidad ser vigilantes por los derechos de todos.

Carlos Porter dijo...

Interesante su entrada, sin embargo hay puntos que me gustaria agregar...

La excusa del funcionario público no solo es pátetica sino que carece de relevancia.

La famosa "mano invisible" de Adam Smith es un concepto del siglo XIX, propuesta mucho antes de que existieran los modelos económicos, asi que el señor Smith bien pudo referirse más a una intuición o a una coincidencia.

Para mí, no existe la mano invible, solo individous reales que toman acciones concretas.

Por último, los indivious deben ser libres de ejecutar sus iniciativas, pero no pueden estar excentos de responsabilidad ni control.

Si yo ofrezco un servicio privado para recoger basura significa que puedo también llevarla a donde me de la gana? digamos el río Torres o un lote baldío?

jaleló dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
jaleló dijo...

En la foto faltan una aguja de esas que bajan automáticamente cuando viene el tren, un poste con una luz roja brillante que se encienda a la vez que suene bien duro una campana.
"No contaban con mi astucia", dijo el burócrata.

TicoExpat dijo...

Todavia no me cabe en la cabeza eso de que si no hay una ley que lo defina, no hay delito, y viceversa, si no lo han permitido nuestras ilustras y satrapas autoridades, no se puede?

Porque una y otra vez el Estado llega a aplastar la iniciativa de la gente como cucaracha? Porque es peligroso que la gente piense demasiado, actue por si misma y se libere del clientismo.

Otro caso de bien comun subyugado
a la cleptocracia.

José Cardona dijo...

Ya decía yo mae, lo primero que pensé al ver esa noticia fue: Ya la Policía de Tránsito o algún burócrata va joder al hotelero...

Lic. Ignacio Alfaro Marín dijo...

Saludos a todos.
A ALEJANDTO: algo de razón llevás pero en realidad estás confundido en un punto: la ley lo que le establece es una serie de FINES a Estado (y por ende a los empleados públicos), es decir, no pueden llevar a cabo acciones destinadas a fines que no estén dentro de los establecidos por ley. Lo que puede o no variar son los medios, para alcanzar esos fines pero los fines sí están restringidos taxativamente.
Y la razón es muy simple y hasta le sirve a los liberales: Porque el Estado es un instrumento. Por eso, porque comoinstrumento que es, para limitar su poder, las constituciones limitan los fines para los que se pueda usar ese instrumento.
A PABLO: La costumbre no funciona de esa forma, sólo funciona en ausencia de ley y en este caso es claro que no son los particulares los que tienen la función de regular el tránsito sino el Estado a través de quien corresponda, sea Policía de Tránsito, etc.
A TICOEXPAT: la razón de que deba existir uan ley para que sea delito la inventaron justamente los liberales burgueses para que el Estado no pudiera acusarte de lo que le diera la gana.

A Juan Carlos: creo que hay que revisar un poco qué están entendiendo por liberales porque me parece que por confusiones están terminando por contrariar las que son las principales conquistas del sistema liberal: la Constitución, el Estado de Derecho, etc.
Saludos.