9 de septiembre de 2009

Inaceptable ingerencia y pusilánime reacción


El llamado del obispo de Cartago, Francisco Ulloa, para que los católicos no voten por aquellos candidatos que apoyan la reforma constitucional a favor de un Estado laico, no solo es inaceptable, sino también ilegal como bien señala el blog Fusil de Chispas.

El artículo 28 de la Constitución Política claramente señala la prohibición que tiene el clero para meterse en política electoral invocando motivos religiosos. Por donde quiera que se le vea, las declaraciones del obispo Ulloa caen en ese rango. Es indispensable que alguien le marque la cancha a las autoridades de la Iglesia Católica costarricense, antes de que este tipo de intervenciones se vuelvan plato de todos los días.

¿Pero quién? Hay que ver las respuestas pusilánimes de Ottón Solís y Laura Chinchilla a las declaraciones de monseñor Ulloa. El candidato del PAC le dio la razón, y la candidata "firme y honesta" dijo que no se daba por aludida.

Las declaraciones del obispo de Cartago, y el sometimiento de los principales candidatos a la presidencia, son pruebas irrefutables de que en Costa Rica necesitamos separar a la Iglesia del Estado.

4 comentarios:

Raúl dijo...

Hola!
La redacción de El Librepensador (http://www.ellibrepensador.com) ha encontrado interesantes tus artículos, y te invita a convertirte en uno de los nuestros y colaborar con nuestro proyecto de difusión cultural en habla hispana.
Ganarás en lectores, y difusión, así como prestigio, dado que se trata de un diario online (no un blog), con ISSN, y articulistas reconocidos a nivel mundial.

Te esperamos!!!!

Albertvs dijo...

¿Que se puede esperar de los pusilánimes políticos de este país? Este es un tema de simpatía popular en tiempos electorales,esa brasa la van a dejar quedita para no caer mal.

Alejandro dijo...

Estoy a favor de la reforma constitucional para declar un Estado laico en Costa Rica, pero como liberal me parece que Monseñor Ulloa debiera tener el mismo derecho que cualquier otra persona a opinar a favor o en contra de la reforma, utilizando los argumentos que le parezcan del caso.

Es más, si Ulloa amenazara con excomulgar a los diputados que voten por la reforma, creo que cabría criticarlo, pero no reprimirlo ni castigarlo legalmente.

El artículo 28 de la constitución es bastante problemático. Si lo interpretamos de manera que no contradiga gravemente la libertad de expresión, creo que se le debiera tomar solo como prohibición de que se haga campaña a favor o en contra de un candidato específico, aduciendo razones religiosas.

Adriana Barrantes dijo...

Como he dicho "yo no se mucho de procesos politicos", pero si me dicen a donde ir a denunciar al Obispo por violar la consititucion lo hago: solo diganme donde y como.