30 de agosto de 2009

Defendiendo consumidores que no quieren ser defendidos


A cada rato leemos o escuchamos una noticia sobre cómo productos extranjeros, especialmente los procedentes de China, violentan las regulaciones sobre etiquetado.

Sin embargo los consumidores no parecen muy preocupados. Como señala Al Día hoy:

Según la Dirección de Apoyo al Consumidor, del año 2005 a la fecha se han presentado 29 denuncias por fallas en el etiquetado de productos chinos. Cynthia Zapata, encargada de este departamento asegura que son muy pocas las denuncias presentadas por los consumidores, pues la mayoría las hacen asociaciones u otros entes reguladores.

Osea, los consumidores, para los cuales se idearon las regulaciones, parecen ser los menos interesados en hacerlas cumplir. Lo cual me lleva a pensar sobre este caso específico de los productos chinos. ¿No será que los principales consumidores de estos bienes importados es la comunidad sino-costarricense? Ellos no necesitan productos con etiquetas traducidas al español. ¿Para qué ponerse en varas entonces?

1 comentario:

Carlos Porter dijo...

Como buen liberal deberia comprender que aveces la gente simplemente hace lo que le da la gana.