2 de julio de 2009

Orden de captura contra Zelaya y acusación del Ministerio Público


Esta es el documento de orden de captura que la Corte Suprema de Justicia de Honduras emitió de manera unánime a las Fuerzas Armadas contra Manuel Zelaya por los delitos de "traición a la patria, abuso de autoridad y usurpación de funciones". Y esta es la acusación formal que el Ministerio Público hizo ante la Corte Suprema donde se solicita la suspensión en el cargo y se detallan los diferentes delitos cometidos por los cuales dicha pena aplicaba.

No se explica aún el porqué de la expulsión de Zelaya del país, lo cual sí parece haber sido un abuso y, como señala el excelente artículo de Fernando Zamora ayer en La Nación, una violación a la constitución. Pero queda claro que la decisión de removerlo del cargo fue tomada por civiles mediante un proceso que comprendió una denuncia y un fallo judicial.

18 comentarios:

GuillermoPP dijo...

Gracias darnos estos documentos. Ahora esperamos la reaccion pública nacional e internacional. Lástima que no pudimos tener éstos hace unos días.

Mauricio Herrera dijo...

Juan Carlos:
¿En la historia de América Latina ha habido un solo golpe de Estado que no haya violado los derechos humanos ni violentado las libertades fundamentales?
Juan Carlos, en la historia latinoamericana la violación de las libertades fundamentales es inherente a un golpe de Estado. En sus piruetas lógicas para justificar lo injustificable, usted dirá entonces que esto no es un golpe y por eso las violaciones no le son inherentes; pero entonces, si no es un golpe de Estado, ¿por qué limita las libertades?
Si lo que ocurre en Honduras no es un golpe de Estado ¿entonces por qué suspenden las garantías? Si todo es tan legal y legítimo ¿Por qué los soldados disparan a los autobuses para impedirle a la gente llegar a Tegucigalpa?, ¿Por qué cierran radioemisoras? ¿Por qué censuran a la prensa? ¿Por qué impiden a la gente reunirse? Para ser un liberal, es bastante incoherente. Nada más para explicitarlo... lo que acabo de exponer es la respuesta a su pregunta, porque parece que a usted le cuesta identificar respuestas, a menos que se diga lo que usted quiere leer.
En cuanto a la reelección, yo apoyaba la posibilidad de que los costarricenses pudiéramos elegir o rechazar a quien nos diera la gana, y en ejercicio de ese derecho voté en contra de Oscar Arias. También creo en que los ciudadanos tengan la libertad de decidir en referendo temas vitales, creo que si el pueblo lo decide puede reformar una constitución excepto en aquellos puntos que protegen libertades y derechos fundamentales (la vida, la libertad de expresión etc) y creo que la forma en la que se aprobó la reelección en Costa Rica fue espuria. Para ser un liberal usted es bastante mmmm... conservadorcillo.
Su apoyo al golpe y su "condena" a las violaciones no se sostiene ni con goma loca. Es como un apoyo "teórico" a la idea del golpe, pero una condena a los efectos reales de ese golpe. Usted se me parece tanto a un comunista, que defendía el marxismo-leninismo pero no a su realidad, cuando una cosa es consustancial con la otra.(¿o va asalir ahora defendiendo a Marx?). Para ser un liberal usted es muy ehhhhh... no no no, Comunista no.
Ahhh, y hablando de preguntas, no me ha respondido por qué me censuró aquel post, hace dos días. ¿Había ahí una verdad incómoda?

Pd: Entre los documentos le faltó mostrar la carta de renuncia de Zelaya ¿O usted, tan escéptico y librepensador, se la cree?

Felipe Leiva dijo...

Mauricio Herrera parece tener una cierta fijación con Juan Carlos... Ayer propuse que dirimieran el asunto con un encuentro de ping-pong. Pero, bueno tal vez todo acabe en una salida en Washington cuando ya ambos estén ahí.

Iván Villalobos dijo...

Don Felipe:

¡Qué triste que ud. reduzca tan estúpidamente la crítica a un problema patológico de "fijación?" Lo increíble es que no le dé siquiera verguenza "argumentar" con esos expedientes, al mejor estilo "El gordo y la flaca". Déjeme decirle que siento pena ajena, además que le hace un flaco favor a don Juan Carlos (no el rey) con esas "defensas".

El comentario de Herrera me parece muy acertado.

A Juan Carlos (el liberal): creo que en su esfuerzo de defender lo indefendible termina entrando en un círculo cantiflesco, que lo está llevando a hacer el ridículo.

edcain dijo...

Sigo preguntando ¿desde cuándo una orden de captura contra una persona que ha cometido un delito la realiza el ejército? Orden de captura que por cierto no se ejecutó pues hicieron lo que les dió la gana: sacar al presidente del país. Lo que significa que el ejército no acató lo que la autoridad judicial le solicitó. Ergo, los militares actuaron por su cuenta violentando la constitución que les exige sumisión a las autoridades civiles. ¿Cómo se llama eso en castellano? Golpe de Estado.

edcain dijo...

"Es cierto que los liberales discrepamos a menudo entre nosotros mismos, pero acaso sea posible trazar un bosquejo panorámico de la perspectiva liberal en torno a los asuntos públicos contemporáneos. Si existe un primer principio que los liberales comparten, éste es que rechazamos las ideologías basadas en la certeza. Cualesquiera que sean nuestras creencias, y muchas de ellas son muy firmes, no nos sentimos con derecho a imponerlas a otros. Los liberales se esfuerzan en persuadir a otros y, a su vez, son susceptibles de ser persuadidos. Nosotros estamos dispuestos a mejorar nuestro pensamiento y nuestra comprensión a través de la información y el intercambio de ideas. De la misma manera, esperamos contribuir a las concepciones que otros sostienen. En su discurso de 1944 sobre “el espíritu de la libertad”, el juez Hand fue más allá y dijo: “[ése] es el espíritu que busca comprender el pensamiento de otros hombres y mujeres; el espíritu de la libertad es el que sopesa esos intereses junto con los propios sin ningún prejuicio”.

Esto no quiere decir que los liberales no tengan convicciones. Entre las creencias que defendemos con ahínco están las relativas a nuestra concepción de la libertad: que todos son libres de expresarse en el mayor grado posible, siempre y cuando no dañen directa e inmediatamente a otros; que todos poseen el derecho a ser tratados con justicia por los que ejercen el poder público; que todos valen lo mismo frente a la ley y que tienen derecho a ser protegidos de igual forma por la ley; que nadie ha de ser tratado jamás con crueldad por el Estado; y que todos tienen derecho a una zona de privacidad, que cuando el Estado busca invadir esta zona es su tarea demostrar que hay razones de fuerza mayor para hacerlo, y que sólo lo ha de hacer con una gran reserva y tal como la ley lo prescribe1.

Sin duda, la mayoría de los liberales reconocemos que al defender derechos para todos asumimos un riesgo: quienes rechazan todo aquello en lo que creemos pueden tomar el poder e instaurar un sistema de gobierno que encontremos aborrecible. Al pugnar por los derechos de expresión, brindamos la oportunidad de persuadir a otros y de organizar junto con ellos el derrocamiento de un Estado o de las instituciones de un Estado en el que los derechos son protegidos. Si otros recurren a la violencia, nuestro compromiso con la justicia y nuestra negativa al uso de la crueldad en contra de ellos pueden darles las armas para eludir o soportar el castigo. Circunscribir nuestro gobierno y nuestras propias personas de esta manera amplía la posibilidad de que el mal triunfe. Pero abandonar tales reservas sobre el ejercicio del poder parece aún más peligroso. La mayoría de nosotros rechaza la opinión de los que insisten en que los enemigos de la libertad no tienen derecho al beneficio de la libertad. No son sólo los fines lo que importa para los liberales; también importan los medios para obtener esos fines. Por lo tanto, el liberalismo es arriesgado, y nosotros aceptamos los riesgos."
POR QUÉ SOMOS LIBERALES
POR ARYEH NEIER
Letras Libres 2006

edcain dijo...

Del mismo autor en la misma publicación y sobre las fuerzas armadas:

"Casi todos los liberales creen que es preciso esforzarse, hasta donde sea posible, para resolver las disputas pacíficamente. Aunque pocos somos pacifistas y la mayoría aceptamos que existen circunstancias extremas en las que la violencia se justifica, por lo general pensamos que debe ser el último recurso. Aparte de la defensa propia y de la intervención para defender a otros que son atacados, los liberales creen que las fuerzas militares sólo se deben usar para detener la perpetración inminente de un gran mal, como es el genocidio; y esto sólo cuando todos los demás medios para detener el mal se han aplicado y han fracasado, cuando la intervención se conduce multilateralmente, cuando resulta claro en términos razonables que la intervención no empeorará la situación, y cuando la intervención se conduce lo más humanamente posible."

Jerry Espinoza dijo...

Si eso es ser liberal, yo también soy liberal...

Iván Villalobos dijo...

Todos sabemos que el Estado de Derecho en América Latina es endeble o inexistente. Justificar el golpe de Estado detrás de un "simulacro legal" es risible. Además, como bien se dijo, qué tiene que ver una "causa penal" con sacar a un mandatario a las 5 a.m., retenerlo y sacarlo del país. Las vías de un Estado de Derecho son vías largas, como biens se sabe, jamás inmediatistas. Eso es precisamente lo que define a un Estado de Derecho, un andamiaje legal que impide actuar inmediata o caprichosamente contra alguien. Lo otro es "estado naturaleza".

En un Estado de Derecho la justicia antes que pronta, debe ser cumplida, y antes que cumplida, FUNDAMENTADA. La fundamentación remite precisamente al hecho de que un Estado de Derecho es un sistema de varias instancias jurídicas, lo que remite precisamente al carácter procedimental de un régimen de derecho.

Entonces hablar de Estado de Derecho en Honduras para justificar un atropello a un orden político-legal, de por sí ya precario, parece simplemente DESCABELLADO, ABSURDO Y GROTESCO.

Felipe Leiva dijo...

Bueno, veo que ahora don Iván sí empezó a hablar en serio. Pero, vayamos por partes: si el Estado de Derecho en Honduras es "endeble o inexistente", en qué se fundamentaría la petición de que Zelaya vuelva? Porque un Estado de Derecho está anclado en la Constitución Política de un país, que es la norma de la cual todas las demás derivan su legitimidad. La legitimidad de Zelaya está anclada, pues, en la Constitución misma de Honduras. De ahí deviene también, lógicamente, que el respeto a las regulaciones constitucionales por su parte era también esencial para su propia legitimidad. De modo que para reclamar que Zelaya vuelva a Honduras, es preciso reconocer plenamente el valor de su Constitución, y de las leyes de que ella se derivan. Si todo ese andamiaje jurídico le parece a don Iván que no vale nada, pues es una opinión válida, pero entonces se queda sin fundamento para reclamar contra quienes lo fletaron. O es que la Constitución es válida SOLO en lo que favorezca a Zelaya, e inválida en todo lo que no le favorezca? Se trataría entonces de que si la concepción de Estado de Derecho le sirve a Mel (fue electo por el pueblo, por un período determinado, que no había concluido al momento de los hechos, etcétera), entonces sí es un súper Estado de Derecho, PERO si no le sirve (por ejemplo, si lo denuncian penalmente y dictan orden de captura en su contra) entonces resulta que es un Estado de Derecho "endeble o inexistente"? Porque si de eso se trata, ya el argumento sería solo apropiado para el Río de Janeiro, y en ese caso que por lo menos alguien ponga el chifrijo.

Iván Villalobos dijo...

Chifrijo es lo que está haciendo usted.

Incluso en el caso de que Celaya haya "violado" la Constitución, no se podría justificar por ningún motivo el "procedimiento" que lo sacó del cargo. ¿O ud llamaría a eso "justicia procedimental"?

Mire. No es bueno hacerse el bruto, pues eso deriva en discusiones inútiles y que sólo sirven para perder el tiempo frente al teclado.

Es claro que detrás del GOLPE DE ESTADO lo que hay en juego son una serie de intereses de política interna, que al mismo tiempo son geopolíticos. Es claro que el Estado de Derecho es Honduras, como casi en todo Latinoamérica, es endeble, en tanto inefectivo y manipulable, sobre todo por los grupos oligárquicos, y los grandes intereses foráneos. Esa es y ha sido desgraciadamente la historia en América Latina. Estado de Derecho significa que, aunque a alguien se le condene a la pena de muerte, esto se hace dentro de marcos controlables, jurídica y logísticamente.

Felipe Leiva dijo...

Don Iván, no vi que le entrara a mi argumento, pero sí empezó con los epítetos. Buena muestra de su capacidad de análisis. Tal vez sea que unos se hacen los brutos, pero otros no lo necesitan, porque es un talento natural que tienen. En todo caso, podemos hablar cuando quiera del papel de la Constitución como norma hipotética fundamental y el modo en que todo andamiaje jurídico se basa en ella, sea en Venezuela, sea en USA, sea en Honduras, sea en Alemania, sea en Iran.

Como no tengo problema en analizar las cosas que deben analizarse, convengo con usted en que el procedimiento en todo caso, aún con la orden de captura judicial, no fue el correcto. Y no lo fue porque en estricta aplicación de tal orden de captura, al señor Zelaya (con Z, no con C, por cierto) lo debieron poner en la cárcel, y no echarlo del país (lo cual, por supuesto, no creo hubiera evitado el berreo de sus defensores, que igual habría alegado que eso era un golpe de Estado, o es que alguien va a sostener que no lo habrían dicho?

Ahora también podemos entrar al otro tema que plantea: el del juego de intereses internos y externos que hay en Honduras, y en todos lados. Ese es, por cierto, un análisis super necesario, que también nos puede ilustrar por qué adalides tan preclaros de la democracia como Hugo Chávez, Raúl Castro y Daniel Ortega son algunas de las voces más vociferantes en todo esto. Como dije, ese análisis puede ser valioso, pero aquí estaba comentando sobre el tema primordial de este blog específico de Juan Carlos, que era el de la orden de captura contra Zelaya. Moverse a otro tema, implicaría que ya se da por agotado ese análisis?

Iván Villalobos dijo...

Sigue inventado galimatías, exactamente como JCH, para justificar lo injustificable, y no ver lo que es claro a una mirada sin mala fe. Supongo que no soy yo el que le podré ayudar a abrir los ojos.

Felipe Leiva dijo...

"Galimatías" según el Diccionario de la Lengua Española, vigésimo segunda edición: "Lenguaje oscuro por la impropiedad de la frase o por la confusión de las ideas" (por si las dudas, aquí pongo el "link": http://buscon.rae.es/draeI/SrvltConsulta?TIPO_BUS=3&LEMA=galimatías )

Si lo que escribí pareció "oscuro", valga decir difícil de comprender, a pesar de estar en castellano elemental y ser ideas que no implican mayor reto a la comprensión, aviados estamos y nada puedo hacer para resolver ese problema.

Adriana Barrantes dijo...

Miles de errores se han cometido en Honduras, no me parece que lo haya ejecutado la milicia, no me parece que lo sacaran del pais.

Lo de las libertades es inconcebible y espero que el pueblo no lo soporte, sinembargo me gustaria ver opciones.. que debian hacer? esperar a que Zelaya manipulara las leyes para quedarse en el poder como hizo Chavez? O es que apoyan abiertamente que un presidente este por encima de las leyes y haga lo que le da la gana? Si no se debio quitar a Zelaya entonces que creen que iba a pasar?

Entonces escojan.. estan de acuerdo en que un presidente modifique las leyes de manera inconstitucional o no? Que se debe hacer con un presidente que comete actos ilegales?

Jerry Espinoza dijo...

Sólo quiero añadir algo: Esa supuesta orden de captura no tiene absolutamente NINGÚN VALOR JURÍDICO porque fue dictada por un gobierno usurpador y espurio.

JoseMoran dijo...

Al Sr. Mauricio Herrera: le sugiero que al hacer el análisis de lo ocurrido en Honduras, para analizar qué es legal y que no, se base en el marco jurídico hondureño. No necesariamente si algo es legal en Costa Rica igualmente lo será en Honduras. La Ley de Plebiscito y Referendum prohibe consultas como la que proponía Mel Zelaya, por eso no basó su propuesta en esa ley.
La Sr. Edcain que pregunta desde cuando el ejército realiza una orden de captura, le respondo que desde que la Corte Suprema de Justicia emite la orden para que la ejecute las Fuerzas Armadas en cumplimiento de sus funciones constitucionales.
Al Sr. Ivan Villalobos lo invito a leer la Constitución de Honduras antes de asignar los calificativos que contiene su post.
Al Sr. Jerry Espinoza le hago la observación que la orden de captura fue emitida el 26 de junio, ANTES que depusieran al ex-presidente Zelaya.
A TODOS: como hondureño les pido el favor de ser objetivos y de por lo menos hacer el intento de informarse de la fuente más objetiva que conozcan, sobre el marco jurídico hondureño y sobre los eventos previos a la deposición de Manuel Zelaya, antes de emitir opiniones o lanzar calificativos.
Les recomiendo ver todo el expediente del proceso contra Manuel Zelaya que culmina en la emisión de una orden de arresto por la Corte Suprema de Justicia para ser ejecutada por las Fuerzas Armadas.
Finalmente, si la Corte Suprema de Justicia de Honduras (y les recuerdo que esta Corte Suprema fue electa en legal y debida forma ya hace varios meses) define que lo actuado fue legal, y si el Congreso Nacional, por mayoría abrumadora de sus 128 diputados elegidos popularmente, define que lo actuado es constitucional, quien puede disputar eso?
Recuerden que una República está conformada por tres poderes, el presidente no es el único representante del Estado.

Adriana Barrantes dijo...

Jerry, no lo vi responder mi pregunta...
La orden de captura es valida siempre y cuando se haya seguido el debido proceso para emitirla, y al menos en ese aspecto no veo el fallo. Zelaya falto a la ley y al no estar por encima de ella se emitio una orden de captura para detenerle. El resto del gobierno es elegido tan legalmente como lo fue Zelaya y eso de que no es valida porque es gobierno es malo me suena increiblemente cerca a "porque digo yo"....

A lo que dijo el señor Moran me parece correcto el hecho de que hay que ver las acciones bajo la luz de la constitucion hondureña, en eso tiene absoluta razon. Y tiene razon tambien al aseverar que el presidente no es el poder absoluto de un estado, justo eso es democracia y por eso el presidente no puede hacer lo que le "ronca", justo como Zelaya pretendia.