1 de junio de 2009

Venezuela: ¡No están solos!

Usualmente anuncio aquí cuando voy a realizar un viaje importante. Hubiera hecho lo mismo con mi visita a Venezuela la semana pasada, sin embargo, al igual que cuando fui a Cuba hace casi dos años, no lo hice. La razón es obvia: no podía anunciar mi viaje a Venezuela cuando por este y otros medios he criticado (y hasta ridiculizado) a más no haber a Hugo Chávez. Como lo demostraron las retenciones de Mario y Álvaro Vargas Llosa en el aeropuerto de Caracas, Venezuela ha dejado de ser un país libre y es ahora una autocracia.

El motivo del viaje era doble. Por un lado organizamos el fin de semana pasado un nuevo seminario para jóvenes similar al que hicimos en Guatemala en enero, pero un poco más corto. Titulado Universidad ElCato-CEDICE, el objetivo era introducir a 60 jóvenes que conforman el movimiento estudiantil venezolano a los principios económicos, filosóficos y políticos del liberalismo clásico.

Las autoridades venezolanas no lo tomaron a bien. Semanas antes del inicio del seminario la prensa oficialista empezó a catalogar como "subversiva" la actividad que íbamos a realizar en las afueras de Caracas, e hicieron llamados para que los cuerpos de seguridad del Estado tomaran "las medidas apropiadas" para impedir la realización del evento. Ya estábamos avisados.

No tuvimos problemas a nuestra llegada a Caracas. Y el domingo en la tarde/noche iniciamos el seminario sin ningún contratiempo, con la participación de 64 jóvenes de todos los rincones de Venezuela.


No obstante, temprano el lunes por la mañana recibimos la visita del gobierno. Aproximadamente a las 10 am, personeros de la televisión estatal, del Ministerio del Poder Popular para la Educación Superior y la Guardia Nacional llegaron a la hacienda La Escondida a clausurar el evento. Su justificación: no contábamos con la autorización del gobierno venezolano para abrir una "universidad" en dicho país. Una excusa burda a todas luces. Nuestros colegas venezolanos les explicaron que lo nuestro no era una universidad, sino un simple seminario para jóvenes llamado así. Entonces, los representantes de Chávez argumentaron que habíamos contravenido la ley venezolana al hacer "publicidad engañosa". Habíamos prometido una "universidad" y lo nuestro era un simple seminario. Esta es una foto que tomé de las visitas:


Durante un par de horas los representantes chavistas permanecieron dentro de la hacienda amenazando con cerrar la actividad, mientras que afuera la guardia nacional solo esperaba órdenes. Trataron de entrevistar a los que veníamos por parte de Cato, pero nos negamos a dar declaraciones. Era claro que querían provocar una reacción airada por parte nuestra que les sirviera de mayor justificante para acabar con el seminario. Sin embargo, mientras ellos se encontraban en las oficinas de la hacienda, nosotros y los participantes empezamos a contactar a Globovisión, la única cadena independiente que todavía hay en Venezuela. Ellos empezaron a reportar sobre la situación, lo cual complicó la acción del gobierno. Las autoridades terminaron por marcharse ordenándonos quitar de Internet la "publicidad engañosa" sobre la Universidad ElCato-CEDICE. Aún así, la prensa oficialista continúo atacando la legalidad de nuestro evento. Este es el comunicado de prensa que preparamos sobre el incidente.

En horas de la tarde de dicho lunes estaba planeada la llegada de Álvaro Vargas Llosa, uno de los conferencistas del seminario. Como ya es sabido por muchos, Vargas Llosa hijo fue retenido en el aeropuerto de Caracas durante tres horas sin mayor explicación. Fue cuando nuevamente Globovisión empezó a reportar en vivo sobre el incidente que se le permitió entrar al país, con la amenaza de que no podía ventilar opiniones políticas mientras se encontrara en Venezuela. (Ya vemos también porqué Chávez está haciendo todo lo posible por cerrar a Globovisión).

El seminario concluyó bien con la última charla de Vargas Llosa sobre el futuro de la libertad en América Latina. A los participantes se les entregaron varios libros, incluyendo La Fatal Arrogancia: Los errores del socialismo de F. A. Hayek.


Regresamos a Caracas el martes. Al día siguiente viajé a la ciudad de Mérida, una ciudad encantadora a los pies del nevado Pico Bolívar. Ahí dí una charla en la Universidad de los Andes (ULA) titulada "Porqué el capitalismo no ha fallado". También tuve varias reuniones con organizaciones de la sociedad civil de cuatro estados venezolanos: Táchira, Trujillo, Mérida y Zulia. Los relatos fueron conmovedores dado lo que está en juego: la pérdida de las libertades que tanto damos por sentadas en otras partes de América Latina. Una de las participantes casi me llevó a las lágrimas cuando me pidió, casi que imploró, que no los dejáramos solos en esta lucha por la libertad. Es poco lo que puedo hacer en lo personal. Soy un analista en un instituto con sede en Washington. Lo mío no es el activismo político, sino el análisis de política pública. Sin embargo a ellos no les importaba. Simplemente querían que alguien de afuera los escuchara.


El Diario Frontera, el principal periódico del estado de Mérida, publicó al día siguiente esta entrevista que me hicieron sobre mis impresiones de la situación venezolana.

El jueves y viernes fueron dedicados por completo a las actividades alrededor del 25 aniversario de CEDICE, el instituto liberal de Venezuela que ha sido un bastión en la lucha a favor de la libertad durante su cuarto de siglo de existencia. Durante los dos días tuvimos fuera del hotel la presencia de decenas de chavistas gritando todo tipo de insultos y consignas contra los "gusanos imperialistas" que nos encontrábamos adentro, hablando de libertad, propiedad privada, derechos humanos, y sí, también de tolerancia a los que piensan distinto.


Regresé el sábado a Washington con el corazón en la mano. Vuelvo a mi rutina donde cosas tan básicas como expresarme libremente sin tener miedo a las consecuencias es parte de mi día a día. Mis amigos venezolanos ya no pueden darse ese "lujo". La libertad empieza a escasear en Venezuela. Y lo único que puedo hacer es decirle a mis amigos allá es: ¡No están solos! Cuenten conmigo.

8 comentarios:

Adriana Barrantes dijo...

Que triste tener que pensar dos veces antes de dar tu opinion por miedo a ser reprimido

Andrës dijo...

Que difícil!! Lamentablemente esa es la realidad, y creo que va a seguir empeorando la situación en Venezuela, pero, como dice Juan Carlos, Venezuela no está sola!

Excelente post! Gran trabajo Juanca!! De verdad, mi admiración!!

La ASOJODS dijo...

Que bajo que están cayendo los fachoides derechistas, que ahora, que el mundo entero los vomita, tiene que convertirse en agentes subversivos casi de catacumbas, huyendo darle la cara a los pueblos y a la prensa con responsabilidad social.
Son unos arrastrados de baja monta, como el mismo Jorge Quiroga que rebuznó con fiereza contra Chávez, que fue uno de esos pseudo intelectuales financiados por CEDICE, y que de acuerdo con documentos desclasificados por el gobierno de Obama, recibía órdenes de funcionarios de bajo mando del genocida, torturador y odiado en todo el mundo: George W. Bush, cuando Quiroga fue Presidente de Bolivia entre 2001 y 2002.

¿Esa es la sucia libertad que quieren a enseñar en Venezuela?.

Son una vergüenza para las personas que en Latinoamérica han guardado su reservas de dignidad, aun a costa del la persecución, de la desaparición, de la tortura y de la muerte, ha que fueron sometidos cientos de miles de latinoamericanos por las oligarquías, sus ejércitos y sus ideólogos fachoides como ustedes.

Juan Carlitos, si realmente quisieras ayudar a alguien, hay cientos de miles de niños miserables y desnutridos en tu propio país, que es imposible denunciar públicamente tal situación de pauperización en Costa Rica en los medios de prensa al servicio de la oligarquía; que sí permiten que un seudo-intelectual como usted, pueda expresar sus sandeces como maravillas reveladas; medios que han forjado un muro mediático a los intelectuales costarricenses comprometidos con la solidaridad, la justicia social y la decencia política.

Como siempre, !los niños mimados de CATO son nauseabundos¡.

Pero..., a todo chancho le llega su hora..., y vamos a ver si las cosas no van cambiar en Costa Rica...,

Juan Carlos dijo...

¿Alguien oyó algo?

Adriana Barrantes dijo...

Y que tiene que ver eso con el tema que estabamos tratando aca?....

Albertvs dijo...

Es realmente triste ver el camino de violencia e intolerancia que el "Teniente Coronel" está haciendo transitar a Venezuela.

Y más triste aún ver que hay gente que le aplaude...

juan dijo...

Qué taco con Venezuela!!!

Pobre gente

Andrës dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.