7 de abril de 2009

Sobre la despenalización del consumo de drogas


Bueno, estuve varios días fuera de DC y hasta hoy pude finalmente leer el editorial de La Nación del viernes pasado sobre la conveniencia de la despenalización del consumo de drogas. El editorial hace eco de la declaración de la Comisión Latinoamericana sobre Drogas y Democracia que reseñara en el blog "Por la Libre" en febrero pasado.

Sin lugar a dudas es positivo que el principal diario nacional haga un análisis acertado del problema de la guerra contra las drogas y proponga una política sensible ante dicho flagelo, como es la despenalización del consumo. Precisamente la semana pasada publicamos en el Cato Institute un estudio amplio sobre la experiencia exitosa de Portugal con la despenalización del consumo de drogas.

Sin embargo sigo pensando que, si bien la despenalización es un paso en la dirección correcta, sólo la legalización de las drogas podrá acabar con la ola de crimen y violencia que rodea al negocio de los narcóticos. Pensemos, nada más, qué pasaría si fuera prohibido producir, vender y distribuir cerveza, pero sí se permite su consumo. En dicho caso, la demanda por cerveza sería legal, pero su oferta sería ilegal. La única manera de satisfacer dicha demanda sería rompiendo la ley. Es decir, continuaríamos con el mismo problema de mercado negro que tenemos actualmente en el negocio de los narcóticos ilegales. Solo la legalización hace frente a esta realidad.

Así como el mundo tuvo que llegar a la conclusión en los años treinta que la prohibición del alcohol no tenía ningún sentido y que estaba haciendo más daño que bien, el mundo parece estar dándose cuenta de que la guerra contra las drogas es igualmente contraproducente y que debe acabarse.

No hay comentarios.: