10 de abril de 2009

El diablo repartiendo escapularios


El ex vicepresidente de la República y ahora investigador del Brookings Institution, Kevin Casas, publicó hace unas semanas un artículo en El Tiempo de Colombia sobre las elecciones salvadoreñas. En él señala "el tono vicioso de la campaña" del derrotado partido ARENA.

Me parece curioso, porque la campaña de ARENA se basó en gran medida en asustar a los salvadoreños sobre las consecuencias de votar por el FMLN, a quienes presentaron como aliados de Fidel Catro, Hugo Chávez y Daniel Ortega.

¿Suena familiar? "Hay que restregar por todas partes la conexión del NO con Fidel, Chávez y Ortega, en términos bastante estridentes. Es posible que este tipo de campaña pueda incomodar a alguna gente, pero es casi seguro de que puede tener un impacto considerable entre la gente más sencilla, que es donde tenemos los problemas más serios".

ARENA nada más estaba siguiendo las recomendaciones de Kevin Casas.

6 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Este post lo comparto 100% contigo, este hombre fue un experto en el arte del miedo y con su memorando perverso logro posicionarse en ese trabajo.

La verdad es que no entiendo con qué autoridad un hombre de estos puede ir a criticar a otros que usan sus mismas armas sucias y bajas para engañar y torcerle el brazo a los nobles pueblos.
Saludos

Beto dijo...

No hay nada como escupir en dirección de un ventilador...

alonsoalfaro.com dijo...

¿Será que el tipo es comediante y no le ha dicho a nadie?
Dr. Jekyll y Mr. Hyde criollo.

juan.pablo dijo...

Si no hay nada como ver la paja en el ojo ajeno... aunque hay una viga nen el propio. jajaja

Alejandro dijo...

No es por ser pedante... Bueno, sí es por ser pedante. Pero vicious tone no se traduce al español como "tono vicioso." Lo que Casas debe haber querido decir era algo así como "tono rencoroso," o "tono maliciosamente agresivo."

A menos, claro, de que los representantes de ARENA estuvieran dando sus declaraciones desde el bar que queda debajo de un prostíbulo, con un cigarro en la mano.

Juan Carlos dijo...

Alejandro,

Estoy de acuerdo con que "tono vicioso" no es la mejor traducción para "vicious tone". Habría sido mejor "tono malintencionado", creo yo. Pero así fue como salió en El Tiempo, y tampoco me puedo dar la libertad literaria de retraducir la frase.

Sin embargo, el punto queda de que Casas critica lo que él en su momento recomendó hacer.