14 de diciembre de 2008

La verdad sobre Milton Friedman


El pasado miércoles, Fernando Araya reprodujo en las páginas de La Nación la crítica que hace más de un año hiciera Paul Krugman a Milton Friedman. La misma había pasado más o menos desapercibida fuera de Estados Unidos durante todo este tiempo, pero ahora que Krugman ganó el Nóbel de Economía, el bando keynesiano la ha resucitado para dizque probar su punto de que "la era del libre mercado ha muerto", y que aquellos que se nieguen a aceptarlo son dogmáticos, como lo fue Friedman.

No tan rápido. Hoy me publican en La Nación mi respuesta a Araya.

17 comentarios:

RODOLFO-J. RODRIGUEZ-R. dijo...

Juan Carlos: Me parece patética tanto tu reacción y las que han evidenciado en los medio de prensa internacional los representantes del CATO Institute, en lo referente a las coyunturas económicas que se están suscitando en el mundo. Ahora más que nunca tienes una fijación infantil, que no te permite desligar los sucesos reales, de tus fantasías "libertarias". Estaría de acuerdo contigo, de no etiquetar de dogmático a Friedman, pero no puedo dudar ni por un segundo, que la mayoría de sus seguidores (-los Chicago boys-)y defensores (-como en tu caso-), sí rayan en un dogmatismo fundamentalista, y cuyas citas de Friedman, descontextualizas, son tan ridículas y anacrónicas, como las citas religiosas que hacía Bush para justificar la invasión a Irak.
Lo penoso es que muestras a todas luces la desesperación que sientes, ante la impotencia que alguien tome en serio los "recetarios de CATO", en torno a las causas y las soluciones de la actual depresión económica. Deberías tomarte un tiempo para hacer reflexiones de tu propia cosecha en torno a lo sucedido y no repetir como "lorito" los estribillos de villancicos mal entonados de los niños cantores de CATO. Puedes estar seguro que ni el mismo Friedman estaría de acuerdo con tu estrechez conceptual. Para muestra de lo anacrónico de tus irascibles actitudes, un botón. Francis Fukuyama en: "La construcción del Estado", da cuenta que la aplicación del Consenso de Washington se hizo indiscriminadamente y condujo al achicamiento del Estado no sólo en cuanto al alcance de sus responsabilidades y actividades estatales, sino también en el sentido de las disminución de su capacidad de gestión y eficacia normativa. En este mismo sentido, Fukuyama expresa que muchos de los defensores del Consenso de Washington ahora no dudan en afirmar que si bien habían comprendido la importancia de las instituciones, hubo muy pocas advertencias por parte de quienes elaboraron esa política acerca de los peligros que suponía impulsar la liberalización sin las instituciones adecuadas.
Finalmente Fukuyama reconoce abiertamente la responsabilidad de las políticas neoliberales impulsadas desde Washington, y cita que el mismo Milton Friedman, en el año 2001 reconoció que, diez años antes, él había aconsejado tres cosas: "privatizar, privatizar y privatizar. Pero me equivoqué –asumió Friedman-. Seguramente el Estado de derecho sea más importante que la privatización".

Reflexiona más, escribe con más perspecacia, repite menos estribillos; con la esperanza que puedas lograr superar la "etapa de negación" en la que te encuentras, en este proceso de luto, que te produce la muerte de la ideología monetarista.

Atte.
Rodolfo-J.Rodríguez-R.
http://epistemologia.zoomblog.com

Luis Naranjo dijo...

Cuesta ver que le hagan una crítica tan severa a Juan Carlos.

Él es una persona muy idealista (propio de la gente joven), pero con los pies bien puestos sobre la tierra. Por eso tantas personas leemos su blog, como leer el periódico diario.

En cuanto a Friedman y rivales, parece absurdo hacer una elección de premios Nobel, a ver cuál nos dijo la verdad. La Economía es Ciencia Social y no admite absolutos.

De ahí que estos espacios sean de discusión de ideas, no para presagiar la muerte de las mismas.

El Chata dijo...

Ay, no. No otra vez Mr. Endless-wall-of-text.

=(

La ASOJOD dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
La ASOJOD dijo...

Volvió Zordon, la cabeza flotante más rápida de este lado del Atlántico, ha vuelto.

Resulta que él lo sabe todo, demuestra los errores de todo el mundo y posee la verdad entre sus ojos. ¿Algo más patético que RODOLFO-J.RODRIGUEZ-R?

Vamos por parte: nunca he visto "recetarios del CATO". Lo que he visto son investigaciones y artículos serios (de personas con mayores capacidades académicas e intelectuales que Zordon), presentando perspectivas de análisis a diferentes situaciones y realidades.

Si uno se pone a analizar los hechos (cosa tan científica y obvia que algunos no parecen entender) se da cuenta que el análisis respecto a la crisis hecho por el CATO es correcto. Si a Zordon no le parece correcto, está en todo su derecho de buscar mejores explicaciones y presentarlas, pero para alguien de su "alcurnia" yo esperaría una reflexión bien informada y, más importante, cuyas conclusiones sean correctas, verdaderas.

En otro punto, creo que Fukuyama (y en esto convendrán conmigo muchísimos académicos de gran trayectoria) no es precisamente el más confiable de los analístas políticos profesionales que ha existido. Por lo tanto, la falacia de autoridad no me la creo en este caso.

Máxime entratándose del tema "Consenso Washington", en el cual ni siquiera existe un "consenso" en cuanto a su contenido y efecto. Autores tan disímiles como Bustelo, Stiglitz, Fernández Alvarado, Kliksberg, Hernando de Soto, Polanco, etc tienen diferentes formas de abordarlo y alcanzan diferentes conclusiones.

En lo particular, yo considero que el "Consenso Washington" si bien proponía algunos elementos de liberalización, fue manejado erróneamente en dos sentidos: en el primero, porque se intentó aplicar una serie de políticas sin tomar en cuenta las realidades locales y, más aún, las instituciones. En segundo lugar, porque en los procesos de liberalización económica no se dio una total y limpia liberalización. Las privatizaciones en Argentina, donde medió la corrupción de algunos políticos, demuestran que el control de las empresas salió del Estado, en términos jurídicos, pero no en los políticos, pues muchos de los que estaban en el poder, se hicieron con las instituciones.

También es importante notar que las políticas de liberalización no se aplicaron en su totalidad ni con el alcance propuesto. Se hicieron de forma parcial (como la Reforma del Estado en CR), lo cual hizo que se mezclaran dos sistemas antagónicos. Y como bien había mencionado Rand, en una unión entre el bien y el mal, sólo el mal puede salir triunfador. Uno no puede pretender mezclar algo bueno con algo malo y esperar resultados positivos, pues lo malo contamina y daña a lo bueno.

El tema de las instituciones, que es algo que en lo personal me apasiona, es también un factor a tener en cuenta cuando se analizan estas cosas: en el marco del CW, es claro que las reglas impersonales del mercado no se habían institucionalizado. Al permanecer un conjunto de normas formales e informales que daban prioridad y preferencias en favor de unos y en perjuicio de otros y con débiles estados de derecho y una precaria claridad en los derechos de propiedad, las políticas liberales no podían dar todos los buenos resultados deseados.

Pero aún así, generaron grandes beneficios. Es durante la década de los 90 que regiones como América Latina y Asia, por ejemplo, alcanzan los niveles más sólidos de crecimiento en mucho tiempo. Es la época en que cientos de millones de personas lograron salir de la pobreza, es la era donde la expansión de las telecomunicaciones, la información y la ciencia y tecnología avanzaron de forma más firme.

En realidad las insuficiencias, no fallos, no son responsabilidad de las políticas liberales, sino de sus opuestos. Basta revisar los diferentes índices (Fraser Institute, Heritage Institute, PNUD, OCDE, Banco Mundial y hasta CEPAL -una organización que difícilmente puede ser tachada de pro-liberal) para darse cuenta que los países más ricos del mundo y los que más han crecido en los últimos años son los que se adhieren con más fuerza y compromiso a las políticas liberales.

Hay que tener una mentalidad muy dogmática (como la que parece tener Zordon) para no darse cuenta de esto y seguir negándolo con sus bramidos antiliberales.

Y conste que Friedman no es precisamente uno de los autores con los cuáles yo más concuerdo.

Alejandro

The Chata´s children dijo...

Juan Carlos:

Te mereces mejores defensores, pues con amigos así, nunca necesitaras enemigos.

The Chata´s Children
http://thechatachildren.blogspot.com/

Alejandro dijo...

The Chata's children:

No tomó mi mejor ángulo. Hay mejores fotos!!

El Chata dijo...

JAJAJAJAJA mae, Rodolfito. La próxima vez que vaya a crear una cuenta para pasarse por otra persona, no se lo ponga tan fácil a otra gente para saber que era precisamente ud. Por ello, asegúrese que:

1. No firme igual a como firma con su nombre verdadero.

2. No escriba posts en un blog igual a como lo hace con el suyo personal, con las típicas habladotas que se tira y con el mismo formato.

3. Aprenda Photoshop de veras. No toma más de veinte minutos, pero ese montaje suyo lo hace mejor un borracho con una sola mano.

4. Búsquese un empleo de verdad. Se ve que lo necesita. No sé si la maestría en ciencias cognoscitivas de la UCR le quita el 100% de su tiempo, pero creo que se puede coordinar para al menos hacer algo más.

Adicionalmente, le aclaro que yo no tengo ninguna relación con ASOJOD, y para serle honesto me gusta joderlos bastante. A diferencia suya, yo si soy exitoso en eso ya que yo tengo un sentido del humor, cosa que ud. parece nunca haber conocido.

Abrazos,
El Chata.

nilats dijo...

Ese Rodolfito sí es una joya...

Viene aquí a hacer caca, inventa un blog falso, y después impide los comentarios en su blog, para que nadie le diga las verdades.

Todo un "intelectual".

Juan Carlos dijo...

Rodolfo who?

Adriana Barrantes dijo...

Ni la mas p idea JC... parece que a algun maecillo al que le sobra el tiempo y le falta imaginacion.

El Chata dijo...

¿Diay? Aquí hicieron como los ninjas: tiraron la bomba de humo y jalaron.

:-)

The Chata´s children dijo...

Papi Chata, merecemos un abrazo suyo, hicimos un jaque al pastorcillo, Ja, Ja, Ja,...

Sie sind dabei Kinder ohne Gehirn.

Einzelpersonen so ungeheuerlich, nicht einmal verdienen Schadenfreude.

Auch wenn niemand vergessen sollte, dass. Schadenfreude ist die schöne Freude.

Así que papi Chata, pague la pensión a mami, aunque ya no tenga fondos del BCIE, o de los empresarios plutócratas, que están chillando, pidiendo cacao al gobierno, para que con recursos públicos capitalice los bancos, y así socializar sus pérdidas, después del despilfarro que hicieron entre finales del 2006 y Noviembre del 2008...,

roche dijo...

Se imaginan que refrescante debe ser una tarde de café en la UCR con Rodolfo y Jerry, algo fuera de este mundo.

El Chata dijo...

Diay Rodolfito, ¿por qué usás esa cuenta? Que pereza con vos.

Y sí, decí lo que querás de ellos. Ellos se defenderán.

alf10087 dijo...

rodolfo:

tits or GTFO

Alvaro dijo...

Auch wenn niemand vergessen sollte, dass. Schadenfreude ist die schöne Freude.
No puedo evitar decir que esa frase esta buenisima jajaja.