16 de septiembre de 2008

Ya es demasiado


Siempre he creído que la creación de la Sala Constitucional ha sido uno de los grandes logros institucionales de la Segunda República. La Sala IV es un contrapeso importante ante los abusos que cometen los otros poderes. La figura de la consulta facultativa de constitucional es un mecanismo bastante ingenioso y eficiente para evitar que se aprueben leyen que atentan contra nuestra Constitución.

Cuando aquí en Estados Unidos se discute sobre cómo la Corte Suprema de Justicia le da el beneficio de la duda al Congreso en cuanto a la constitucionalidad de las leyes que éste aprueba, me enorgullece mucho que en Costa Rica dispongamos de mecanismos efectivos para evitar situaciones similares.

Sin embargo cada día es más evidente que la Sala IV se está metiendo en cuestiones que van más allá de su competencia. Hoy, por ejemplo, se informa que la Sala ha prohibido la exportación del almendro amarillo, por consideraciones ambientales. Esta decisión, sabia o no, se debe dar a nivel administrativo, jamás en una corte. Hace un año, sustentada en una ciencia bastante cuestionable, la Sala prohibió el bromato de potasio en el pan por sus supuestos efectos nocivos para la salud humana. Y así podemos encontrar decenas de ejemplos más.

Me preocupa mucho cuando se habla de limitar las facultades a la Sala Constitucional. Usualmente los que proponen eso se refieren a la capacidad de esta corte de impedir que se aprueben proyectos viciados. Sin embargo, creo que es necesaria una discusión sobre el alcance de la Sala IV en asuntos meramente administrativos que no le competen.

11 comentarios:

Terox dijo...

¿Son aspectos administrativos o casos donde efectivamente se está infringiendo la ley, con complicidad del Ejecutivo?

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Si eso que se le pone al pan, y esa especie de madera está causando algún daño al ecosistema y las autoridades NO hacen nada, entonces quién debe hacer algo JC, si la Sal IV no lo hace ¿entonces quién? pero no quien lo debe hacer, sino quien lo hace, ya que hay una gran diferencia.

Al final si todas las instancias fueran competentes, oportunas y eficientes la Sal IV no debería estar metida en todo.
Saludos

Juan Carlos dijo...

Roy,

El Estado de Derecho consiste en la división de poderes y el respeto a ésta. Si el Ejecutivo deja de hacer algo administrativo, no le compete a la Asamblea Legislativa ni al Poder Judicial meterse.

alf10087 dijo...

Va a ir a la mejenga?

Juan Carlos dijo...

¡Por supuesto! Ya casi me voy a la casa a cambiarme.

Terox dijo...

Juan Carlos, puta, si te dignás a contestarme una pregunta, ¿que hacer si el ejecutivo no cumple con la ley en un procedimiento administrativo? ¿no debe el ciudadano acudir a la vía judicial?

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

JC el Saprissa solo bueno jajaj.
Saludos

Juan Carlos dijo...

¿Porqué tan resentido Terox? ¿En qué momento no te he contestado una pregunta?

Efectivamente si el Ejecutivo deja de incumplir una normativa, debería haber un proceso judicial que lo obligue. Sin embargo no creo que ese sea el caso en estos dos ejemplos que he dado.

Terox dijo...

Diay, mi primer comentario fue esta misma pregunta (más o menos). De hecho, me parece que la Sala rechaza "ad portas" cuando no se ha agotado la vía administrativa, n'est-ce pas?

Viva la S...

jaguar del Platanar dijo...

Buenas JC, ojalá esté bien por allá.

Mae mi opinión en este caso es que el MINAE es bastante inepto y es muy obvio que no está protegiendo a las lapas y menos a los almendros (que es super apetecido por los madereros y por eso casi ni hay ya).

Esta prohibición viene a proteger tanto al almendro como a las lapas y si la institución que debe velar por ellas no sirve sino para proteger a quienes las destruyen, me parece un excelente contrapeso que un ciudadano en representación de una asociación, haya presentado la propuesta y la Sala IV le ha dado la razón.

El tema del almendro dará pie para que se hagan mismas consideraciones con otras especies en peligro de extinción y a regular/eliminar su explotación. Si MINAE no es capaz de hacerlo, veo bien que la ciudadanía lo asuma vía Sala IV.

Ahora queda por ver si proyectos habitacionales o la minería a cielo abierto respeta esta decisión o si hacen sus triquiñuelas legales para evadirlas.

Saludos.

La ASOJOD dijo...

Caballeros:

Para contribuir a la discusión, efectivamente como dice JC, en casos donde el Ejecutivo no cumple debe haber un proceso judicial para establecer las responsabilidades respectivas. Eso lo hace precisamente la vía CONTENCIOSO-ADMINISTRATIVA, no la Constitucional.

Sin embargo, dado que el fallo es resultado de un Recurso de Amparo, hay que ver que la Ley de la Jurisdicción Constitucional (Nº 7135) en su artículo 2 establece que le corresponde específicamente:

a) Garantizar, mediante recursos de hábeas corpus y amparo los derechos y libertades consagrados por la Constitución Política y los DDHH reconocidos por el Derecho Internacional vigente en CR

b) Ejercer control de constitucionalidad de las normas de cualquier naturaleza y de los actos sujetos al Derecho Público, así como la conformidad del ordenamiento jurídico interno con el Derecho Internacional, mediante la acción de inconstitucionalidad y demás cuestiones de constitucionalidad.

c) Resolver los conflictos de competencia entre los Poderes del Estado, incluido el TSE, y los de competencia constitucional entre estos y la CGR, las municipalidades, los entes descentralizados y las demás personas de Derecho Público.

d) Conocer los demás asuntos que la Constitución o la presente ley le atribuyan.

Como podrá verse, desde el punto de vista técnico-jurídico, sí corresponde a la Sala pronunciarse sobre este tema, toda vez que fue interpuesto un recurso de Amparo.

Si esto es así en el "ser", en el "deber ser" es totalmente diferente. Ahí si concuerdo con JC en que la Sala debería dedicarse a cualquier otra cosa en vez de remendar los entuertos del Ejecutivo.

Para eso, me parece a mí, está precisamente la jurisdicción contencioso-administrativa. Si a un ciudadano le ocurre una situación como esta del almendro, que impugne la directriz o la norma que permite exportar ante un Tribunal Contencioso-Administrativo y listo.

Considero que el estado actual de cosas lleva a una intromisión de la Sala en las atribuciones de los demás Poderes de la República y eso plantea serios problemas para la estructura del sistema político y para el Estado de Derecho.

Alejandro