2 de septiembre de 2008

El Parlamento se respeta


La Asamblea Legislativa debe resistir las presiones provenientes del Poder Ejecutivo, el Fiscal General de la República y La Nación tendientes a que analice y apruebe a la carrera una ley contra el crimen organizado.

Los diputados en la Comisión de Seguridad Ciudadana han hecho un trabajo serio y responsable, dándole prioridad a la lucha contra los delitos que les quitan el sueño a los ciudadanos de a pie. Es mejor aprobar primero un proyecto que combata el flagelo del crimen común y corriente, para luego discutir a profundidad las maneras de luchar contra el crimen organizado--lucha que muchas veces implica temas delicados de erosión de los derechos individuales como son las escuchas y el levantamiento del secreto bancario.

Parece que algunos en Costa Rica a veces olvidan que somos una República, no una monarquía electa. Me molesta muchísimo leer a columnistas y periodistas urgiendo a la Asamblea Legislativa a aprobar las cosas a la carrera, sin mucha discusión, sin debate, sin análisis. El primer poder de la República se debe respetar.

Hace tres años, uno de los periodistas que hoy demanda premura legislativa se vio forzado a dar un sentido mea culpa por haber caído en la trampa de exigir una pronta aprobación al paquetazo fiscal de Abel Pacheco sin nunca haberlo estudiado. Luego de tres años de discusión legislativa, se tomó la molestia de leer el proyecto y descubrió las mil y una barbaridades que éste contenía.

El crimen organizado es un problema. Irónicamente, muchos de los delitos detrás de éste son productos de actividades que no deberían ser crímenes del todo. El narcotráfico y el lavado de dinero deberían desaparecer mediante la legalización de las drogas. Algunos otros, como el secuestro, el fraude y el tráfico de personas sí merecen ser perseguidos y castigados severamente. Sin embargo, no creo necesario ni conveniente que para luchar contra estos flagelos se deba violentar la privacidad de las personas.

Es un tema complicado, que requiere de análisis. Los diputados hacen bien en tratar primero los crímenes que afectan a la ciudadanía común. Luego pueden discutir lo demás. Sin carreras.

5 comentarios:

Terox dijo...

Juan Carlos, en general, estoy de acuerdo, despacio que tengo prisa. Pero me llama la atención ese argumento de que el crímen organizado surge de muchas actividades que deberían dejar de ser delito. Diay, siempre habrá gente que piense que tal o cual cosa DEBERÍAN ser lícitas, pero mientras no lo sean, hay que combatirlas como a cualquier delito.

Aún más, en la práctica, no depende de Costa Rica que ciertas drogas dejen de ser ilegales. Mientras en el primer mundo no lo dejen de ser, es impensable que podríamos ir a contrapelo del resto de países, en ese aspecto...

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Bueno creo que acá no podemos argumentar que no deberían ser crímenes del todo. Creo que o es un crimen o no es un crimen, no pueden ser seudo crímenes o cuasi crímenes, la verdad no entiendo su argumento en este punto exactamente.

Lo que si veo es que como dice Terox hay cosas que no solo dependen de Costa Rica, mientras los EEUU sea el mayor consumidor de drogas, y ahí en esa nación sea un delito consumir drogas, y certifiquen a nuestras naciones hipócritamente en la lucha contra las drogas, siendo ellos el mayor comprador de drogas en el mundo.

Eso nos deja amarrados de manos, si se legalizara en Costa rica, nos sancionan y no nos certifican, se cerrarían los mercados a nuestros productos en EEUU, y creo que sería un verdadero caos si algo pasara de esa forma.

Así que primero hay que eliminar la demanda de drogas a los interno de los grandes países consumidores, y después sentarse a negociar, y además eliminar las causas de ciertos productos como la coca, donde hay una tradición de cientos de años, de producción de esos productos, eliminar toda esa miseria que esa provechada por los delincuentes.

Además hay ciertas cosas que van de la mano con el blanqueado de capitales, casinos, negocios oscuros, armas, trafico de almas, de influencias y todo eso que se mueve a merced del dinero fácil, y que inunda nuestras naciones.
Saludos

Juan Carlos dijo...

Bueno, el comentario no iba sobre si se debe legalizar las drogas. Mi comentario iba sobre la presión que se ejerce sobre la Asamblea para aprobar a la carrera una ley contra el crimen organizado.

Agradezco si los comentarios van sobre eso.

Terox dijo...

Bueno, entonces le diré que habría que ver qué tanto afecta el "crimen organizado" el grado de criminalidad en Costa Rica. Es obvio que hay bajonazos porque hay una forma de vender los carros robados (enteros o por partes), por ejemplo. Si terminamos con una ley que, por omisiones, dificulta llegarle a esa organización que se ocupa de vender lo robado, pues, sería igualmente lamentable. Es como tratar de acabar con una plaga de hormigas matándolas de una en una, en lugar de caerle al hormiguero...

Albertvs dijo...

Evidentemente, la presión sobre la Asamblea y correr con un proyecto de ese tipo puede resultar en que la medicina sea peor que la enfermedad.
Ahora, concuerdo en que al rato nos afecta más el crimen organizado, sea cual sea su escala o niveles, que el criminal que actúa solitario (más que todo en lo que refiere a delitos contra la propiedad).