25 de julio de 2008

Buena excusa


Fernando Zumbado, el separado "ministro de los pobres", se encontró con la mejor justificación que pudo para explicar el porqué no informó al presidente Arias de la donación de Taiwán que, originalmente destinada para viviendas para los pobres, terminó siendo gastada en consultorías millonarias, una de éstas a una organización fundada por el mismo Zumbado.

Según él, no le dijo nada a Arias para "no molestarlo". En un principio me sonó como una burda excusa, pero al rato como que puede ser cierto--y lo digo sin ningún sarcasmo. Ya para muchos es sabido que al presidente Arias no le interesa gobernar Costa Rica. Él está más pendiente de la paz en Líbano y los rehenes de las FARC que en los problemas que viven día a día los costarricenses.

Durante lo que va de este gobierno ya nos hemos acostumbrado a la figura de Rodrigo Arias como el jefe del mismo, moviendo los hilos de la administración, mientras que don Oscar es como un jefe de Estado a la usanza europea, dedicado a recibir a otros dignatarios, inaugurar escuelas, y representar al país en el exterior.

Según me han comentado personas que se han reunido con él para discutir temas nacionales, o negociar algún proyecto de ley, Arias está sumamente desinformado del día a día nacional, y todo siempre lo delega en su hermano Rodrigo. El águila no baja donde los caracoles.

Así que a lo mejor tiene razón Zumbado y no le dijo nada a Arias sobre la donación para no molestarlo. Porque gobernar Costa Rica bien parece ser una molestia para el presidente de la República, el dizque capitán que tanto necesitábamos.

9 comentarios:

Terox dijo...

Abel Pacheco si era empunchado...

Terox dijo...

Además, ya se sabe que últimamente, Óscar se molesta con facilidad...

Beto dijo...

Chingo de capitán, que le deja a otros el timonel mientras se pasa sacándole brillo a sus condecoraciones para que todos lo reverencien y admiren...

Así hasta yo me pongo.

Juan Carlos dijo...

Por dedazo puse "unsanza" en lugar de "usanza" y ya no lo puedo editar porque la BlackBerry no me permite conectarme bien.

Hago la aclaracion antes de que alguien salga a corregirme.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Idiay Juanca estas como Osquitar, a la defensiva jaja, son bromas.

Que increíble entre más se rebusca la información, salen más cosas que nadie sabe porque, mejor dijeran, nos equivocamos y vamos a corregir y a darle para adelante, pero ni modo, no se puede hacer, el águila anda en las alturas, y no se va a rebajar a caracol.

Pues el capitán dejo a los un mil que estaban pensando por Costa Rica, en que estarían pensando, ¿alguien sabe?
Saludos

Morado dijo...

Oscar Arias lo que quería era ver si pegaba algún otro premio de reconocimiento internacional, a nuestro presidente le interesa más que todo su ego.

Cambiando de tema con el respeto que se merece Juan Carlos y su blog.
Quiero citar unas palabras de Leonardo Garnier, Ministro de educación: “[los avances en materia social en Costa Rica y el mundo en general]enfrentan hoy un viejo enemigo rejuvenecido por la globalización: el liberalismo económico - ahora rebautizado como neoliberalismo – que intenta, a fines del siglo XX, imponer nuevamente la lógica absoluta de la acumulación de capital sobre las sociedades y sobre la naturaleza”.
“Desde su nuevo pedestal global, el liberalismo económico lanza una demoledora ofensiva contra toda aquella institucionalidad social o política que pretenda regular el funcionamiento irrestricto de los mercados”.

http://www.ucr.ac.cr/
mostrar_noticia.php?ID=1603


Claro, como el Estado cumple tan bien sus funciones, es mejor culpar al mercado. Esto me recuerda los rudimentarios programas de estudio, el inglés mediocre y la pésima infraestructura de la educación pública.

¿Un enemigo más del liberalismo o simplemente un hipócrita?

TicoExpat dijo...

JC, ha puesto usted el dedo en la llaga, aro que yes!

Hasta la Nacion se dejo ir con el desmentido, sacando la noticia a la par de cuando anunciaron lso fondos, ni mas ni menos que en el Teatro Nacional.

Much ado about nothing o la paja que quiebra la espalda del camello? El tiempo lo dira.

TJ dijo...

Lastima que el pensamiento de Juan Carlos Hidalgo se vaya difuminando hasta convertirse en un imitador del estilo de Ottón Solís. Casi diría que lo copia. Este blog se ha ido transformando en el espacio de un político tradicional lo cual es una pena porque los escritos iniciales eran interesantes a pesar de que no comparto muchas de sus ideas.

Juan Carlos dijo...

TJ,

Gracias por el comentario. Desconozco en qué me parezco ahora a Ottón. Si es por mis críticas a la administración Arias, no recuerdo haber dado la impresión de ser un admirador del presidente ni de muchas de sus ideas.