5 de septiembre de 2007

Sobre la salida de Evita Arguedas

Se dio lo que se tenía que dar. La diputada Evita Arguedas renunció al Movimiento Libertario y se declaró independiente. Nuevamente mi partido sufre la deserción de un congresista que no se dio cuenta sobre las posiciones e independencia del partido hasta después de verse electo.

Primero que todo hago un mea culpa: Fui uno de los principales impulsores de la candidatura de doña Evita en el 2005. Al igual que a Otto Guevara, perdí varias amistades en el proceso, gente dentro del ML que se oponía virulentamente a una candidatura de Arguedas. Incluso escribí un artículo para ella ese año contra los impuestos para ayudarla en su proceso de nominación, ya que unas declaraciones que había dado como presidenta de la Cámara de Comercio daban la impresión de apoyar el paquete de impuestos que pretendía la administración Pacheco. Más aún, el día de la Asamblea Nacional en que resultó postulada, intercedí en varias ocasiones a favor de su candidatura.

Cabe mencionar que la nominación de Evita Arguedas, y el apoyo decidido que Otto Guevara le dio, fue una de las principales razones para la fractura que se dio en el partido en el 2005 y que desembocaron en la salida de, entre otros, el secretario general Raúl Costales.

Así que me parecen muy desafortunadas las acusaciones de Evita Arguedas de que el Movimiento Libertario es un partido machista en donde las mujeres no tienen espacios. ¿Cómo explica que se le apoyara para el primer lugar por San José sin haber tenido trayectora partidaria alguna, se le nombrara jefa de fracción en el primer año y se le eligiera como vicepresidenta de la Asamblea Legislativa?

Lo que sucedió fue que la jefatura de fracción de doña Evita fue muy mala. Tomó decisiones unilateralmente sin consultar a sus compañeros, comprometía el voto de toda la fracción sin antes preguntar nada, etc. No fue una jugadora de equipo. Esto llevó a que el año siguiente los otros diputados libertarios escogieran a Luis Antonio Barrantes como jefe de fracción.

Doña Evita no logró superar el que las cámaras la dejaran de enfocar todos los días. Algunos se preguntan por qué renunció hasta ahora (cuando las aguas parecían calmarse) y no después del 1 de mayo, cuando arremetió contra sus compañeros de fracción y contra el ML casi que a diario. Precisamente por eso, porque las aguas se habían calmado y ella había dejado de ser noticia. Recordemos que Arguedas incluso convocó a tres conferencias de prensa en las semanas siguientes al 1 de mayo para "anunciar su futuro político" solo para decir que continuaba en el ML. Cuando las cámaras se apagaron y los periodistas dejaron de entrevistarla, obviamente doña Evita se sintió muy mal.

También le dolió que no la postularan de nuevo para vicepresidenta del Congreso, algo que buscó incesantemente hasta el propio 30 de abril en horas de la noche. Doña Evita tuvo que irse a la "llanura" y ser una diputada más.

Acusar a sus compañeros diputados de agresión es inaceptable. Si uno repasa todas las declaraciones de los diputados libertarios en los últimos meses, verá que solo buenas palabras tuvieron hacia ella. El diputado Barrantes en varias entrevistas incluso se refirió a ella como "un activo muy valioso dentro del partido". Todo esto mientras ella arremetía contra sus compañeros, acusándolos de machistas y hasta cuestionando su palabra, como lo hizo el 1 de mayo. Esto no quiere decir que en el fondo los otros diputados libertarios no estuvieran molestos, o hasta que la trataran de evitar, pero acusarlos de haberle gritado y agredido verbalmente es una tremenda mentira.

Doña Evita es una persona difícil. Prueba de ello es que no solo sus 5 compañeros de bancada se alejaron de ella, sino también el Comité Ejecutivo del partido, el Comité de Mujeres Libertarias, y un grupo importante de sus propios asesores renunciaron. ¿Será porque todos son machistas?

Nada más espero que el ML aprenda de una vez por todas la lección, y no cometamos una vez más el mismo error cuando postulemos a los candidatos a diputado en las elecciones del 2010. Como asambleísta nacional, no votaré por nadie que no haya pagado un "derecho de piso", es decir, alguien que no haya tenido una militancia de varias campañas con el partido, y que haya demostrado compromiso con las ideas liberales.

Ojala mis demás compañeros asambleístas adopten una posición similar.

10 comentarios:

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

Estimado Juan Carlos:
Por lo que leo pues parece que el ML es un partido ómnibus, donde se montan personas de todos tipo y nunca llegan al final del camino, se van bajado antes del autobús.
Es como un síndrome de los partidos políticos modernos, o sea no lo digo solo por el ML, ni lo digo como comentario despectivo, sino algo que se da acá y en todas las democracias modernas.
No veo porque pensar que porque un diputado se valla, cause tanta noticia, lo veo en titulares de la Nación, los medios de comunicación de nuestro país son medios amarillistas, hay cosas mas importante que doña Evita.
YO al final creo que los partidos que sufren estos cambios, al final deben salir más fortalecidos, y ya es hora que el ML deje de ser un partido político ómnibus, que deje de montar a gente que al final, no saben cuál es su ideología y su posición, y que estén verdaderamente comprometidos con la causa.
Saludos
Roy Jiménez Oreamuno

Juan Carlos dijo...

Estoy totalmente de acuerdo Roy. Es algo que como asambleísta nacional impulsaré en los procesos de elección interna del 2010.

La Prensa Libre tiene una descripción muy buena de todo el paso de Evita Arguedas como diputada del ML:

"En el primer año el matiz del ML cambió, efectivamente la diputada era la jefa de fracción, fue escogida como vicepresidenta del Congreso y se dio una oposición dentro de esos lineamientos.

Hasta ese momento, los diputados libertarios guardaron silencio, no había dudas o reclamos dentro de la fracción y se levantaron y se sentaron en las votaciones de proyectos y tácticas legislativas apoyadas por Evita Arguedas.

Sin embargo, acercándose la segunda legislatura, en mayo pasado, los vientos empezaron a cambiar de dirección.

Arguedas no fue reelecta jefa de fracción, tampoco quedó elegida en ningún cargo de directorio, su posición se hizo marginal dentro de la fracción y el ML, con Luis Barrantes a la cabeza, empezó a enfrentarse cada vez más fuerte y con más frecuencia al Partido Liberación Nacional (PLN) y al Partido Unidad Social Cristiana (PUSC)".

Fue ahí cuando los problemas empezaron.

Roy Jiménez Oreamuno dijo...

No se que pasa que me sale la escritura tan horrible, principalmente en las tildes.

Anónimo dijo...

Estimado Juan Carlos, debo enviarte esta opinión de don Rodolfo Cerdas, del 25 de febrero de este año.
Ahí verás, ciertas similitudes, que definitivamente no la dejan bien parada a la señora.

"Doña Evita Arguedas, muy enojada, me dijo de todo: viejo, frustrado, acomplejado y machista, pero sin borrar ni un poquito que, gracias a su mal desempeño político, no solo ha cambiado “la primogenitura por un plato de lentejas, como ha dicho Rodolfo Cerdas, sino (que hace) un daño mayúsculo al sistema democrático”, como bien lo señaló el exdiputado Federico Malavassi en un luminoso artículo en La Prensa Libre del 14 de febrero, que doña Evita debería leer con contrición y espíritu de enmienda. Enojarse, doña Evita, ni evita la verdad que se le señala, ni que el ML se haya desdibujado y puesto, innecesariamente, a la cola del PLN.
Para defender el TLC y la apertura no hay por qué sacrificar la identidad partidaria. Hacerlo demuestra que doña Evita, que dice haber aprendido algo en mis columnas, no ha entendido el predicado en que está metida, ni que la humildad es mejor consejera que la soberbia.
Apoyar al gobierno no requiere subordinar el ML, desdibujarse ante Liberación, ni sacrificar el perfil político propio, que tanto les costó entallar. Durante la guerra, los laboristas apoyaron a Churchill sin perder su identidad. Como señala el exdiputado Malavassi, el TLC ni requiere ni justifica el alto precio que se está pagando. Pero doña Evita, tan bravita, ni lo entiende ni lo evita.
El diccionario de doña Evita parece único y allí ‘machista’ significa otra cosa. Porque cuando ironicé contra el periodismo corrongo que de hecho convierte a la mujer en mero objeto sexual y que la puso a hablar -por cierto gustosa-, de implantes y botox, ella descubrió un motivo para incluirme en la tribu machista: a mí, que crecí defendiendo a las mujeres en general y a las trabajadoras en particular, cuando tantos les negaban el voto, las prestaciones y el derecho de maternidad. No en vano mi padre fue de los primeros en promover el voto para la mujer, y mi madre, por varios años, presidenta de la Alianza de Mujeres Costarricenses.
Quizá por eso no me engaña el machismo real que subyace en cierto pseudofeminismo, que se acuerda de las mujeres solo cuando le conviene, pero que a veces, por ejemplo: por un afán desmedido de figuración, no vacila en hacerles el juego a los que manipulan a la mujer, con un periodismo tan corrongo como sexista.
La diatriba incluyó, además, un réquiem para mí. Casi nada. Otra pifia, doña Evita. Porque el que sí está de réquiem, gracias a su errónea gestión parlamentaria, es el Libertario. En cuanto a mí, se lo devuelvo sin usarlo. Porque, por suerte, doña Evita, “los muertos que vos matáis, gozan de buena salud”."

manuel dijo...

A pesar de ser partidario del ML estoy lejos de aplaudir cada nueva ocurrencia, si quisiera eso estaría en un grupo pastoral y no político. Me alegra decir que es bueno ver que algunas veces se recoga lo que se siembra. Efectivamente el ML aposto a un ¨nuevo ML¨ y acá se ven sus frutos, esto es lo que nos deja la politiquería de cuarta con campañas publicitarias absolutamente populistas como la era la de Otto Guevara recogiendo basura. Esos son los costos que se asumieron con la ¨moderación¨ y ahora se están pagando, desgraciadamente el ámbito calculador de lo político electoral nos hace creer que todo voto vale lo mismo, cosa que no es cierto al menos para el largo plazo, ya que un crecimiento real será imposible de obtener bajo este tipo de prácticas. Solo cabe decir que ojalá y el ML recobre su ideología ya que como dice una frase por ahí: el extremismo en la defensa de la libertad no es ningún defecto y su moderación no es ninguna virtud.

roche dijo...

Por cierto otro tema difícil es:

ML Liberal? y el Libertario?

Juan Carlos dijo...

Liberal. Si algo he aprendido en mis casi 10 años de militancia política con el ML es que no podemos ser un partido cerrado en donde el requisito para aspirar a puestos de elección popular sea recitar con los ojos en blanco La Rebelión de Atlas.

Tenemos que ser un partido liberal moderno que sea inclusivo y que sea realista en las soluciones políticas que se propongan para Costa Rica, siempre y cuando vayan encaminadas a ofrecer más libertad y escogencia a los costarricenses.

manuel dijo...

totalmente de acuerdo con que no se puede pedir que se recite la rebelión de atlas ya que con eso lo único que perderíamos serían adeptos. Todos los que hemos estudiado a Rand con cierta profundidd sabemos su profundo desprecio hacia los libertarios, ella es enfática en sostener en que se requiere de un sistema filosófico completo que abarque la metáfisica, epistemología política, estética y ética, cosa de lo que carecen los libertarios, muchos piensan que sólo porque Rand creía que la única función legítima del estado es la de seguridad eso la convierte en libertaria lo cual es un crasso error. Los libertarios para Rand pecan de un caprichismo moral un subjetivismo moral el cual carece de todo estándar para juzgar las actuaciones de las personas. Para ilustrar a lo que me refiero a un libertario no le impiorta si una persona se va a la cama con una prostituta (de hecho el libertario lo validificará en razón de ser una escogencia consensual entre adultos que no afecta a terceros) en cambio un objetivista tendrá que decir muchísimo sobre esta actitud, lo mismo pasa con el tema de la religión: un libertario no le importa lo que crea la persona en este ámbito de su vida, mientras que el objetivista sabe que la única elección posible es el ateísmo en virtud de la racionalidad. Como un seguidor de Rand quería hacer estas aclaraciones ya que Rand en ningún momento de su vida fue libertaria y se debe revolcar en su tumba cada vez que nos dejamos decir algo así.

Federico Guillermo dijo...

La pura verdad es que doña Evita no era ni liberal ni libertaria. Si hubiese tenido alguna elemental coincidencia, habría comprendido el compromiso con un partido ideológico. Para algunos, el término libertario se empezó a usar en EEUU porque allá "liberal" significaba otra cosa. Para otros, implica una doctrina totalmente distinta. En ambos casos, liberal o libertario, hay elementos comunes importantes y, además, una actitud o talante especial, que implica revisión constante de las propias opiniones y tolerancia por la opinión ajena (compromiso de atender, revisar y cotejar). La acción política implica varias cosas: el mensaje, que debe ser claro unívoco, ejemplarizante y racional, el control político y la parte empírica o de escogimiento final (lo posible, lo preferible, lo viable), sin renunciar al camino.

Adrian Brenes dijo...

En mi opinión, con respecto a los liberales Manuel está equivocado. No es cierto que el liberal sea un nihilista moral. Lo que distingue al liberal es que no considera la violación de derechos de propiedad como válida para inducir cambios morales. Pero ello no evita usar medios que no violen los derechos de propiedad. Como liberal, no apruebo usar la coerción para prohibirle a alguien usar marihuana, pero perfectamente puedo negarle el habla a quien lo haga.