20 de julio de 2007

Asqueado e indignado

Así es como me siento luego de ver accidentalmente la portada de hoy del Diario La Extra. Nunca pensé que este periódico llegara a niveles tan bajos. No hay palabras para describir la asquerosidad de su reportaje sobre un hombre (¿o mejor dicho bestia?) que come animales vivos, incluyendo gatos. Y menos de las fotos que pusieron en la portada.

Por supuesto que ni siquiera pondré un vínculo hacia el mismo. El nivel de degradación al que ha llegado el periodismo amarillista de ese periódico no tiene paragón.

Si bien creo en la libertad de expresión, también creo en mi derecho a boicotear a este periódico de ahora en adelante.

7 comentarios:

Adriana dijo...

Yo me pregunto ¿qué clase de persona (de bestia como decís vos) puede hacer tan grotesco acto? pero también, qué clase de ser humano le da tanta importancia el hecho? ¿En qué universidades estudiarán los periodistas que les enseñaron a perder la sensiblidad así?

El ejercicio del periodismo debe de ser responsable y tener un objetivo trascendental: un sentido sano de educar, informar, investigar, denunciar. Cuando se pierde esta perspectiva hay que cuestionarse qué clase de "trabajo" y en qué tipo de despreciable persona se ha convertido la que utiliza el morbo y la crueldad para vender una historia.

royrojas (star) dijo...

yo tambien, sin intencion alguna vi la portada de esa mierda... por accidente. Llegando a la oficina el guarda me la ensena y pues me llevo la sorpresa. Nuevamente este periodico con otra noticia amarillista.

Bueno ni tan sorpresa, por que recordemos otras noticias similares, la portada de cuando muere Natividad Canda al haber muerto por aquellos perror, o hace como un mes un accidente de transito.

El nivel de irrespeto de este periodico no tiene limite.

Un asunto es la libertad de expresion y otro asunto debe ser este tipo de "periodismo", la oficina de sensura tambien deberia valorar estas cosas.

Realmente este tipo de noticias dan asco y hay que demostrar el desagrado hacia este tipo de noticias de alguna forma.

George dijo...

Si bien a mi también me da asco que el hombre coma animales vivos y me indigna la portada de la extra, no estoy de acuerdo en llamarlo bestia.
La única diferencia entre el pollo de KFC y el pollo que este hombre se come es que el de KFC está cocinado, el tipo de muerte de uno u otro pollo es exactamente igual de cruel o humanitaria (depende del punto de vista en que se vea).
Porque el señor coma gatos y sapos no implica que sea bestia, acordémonos que en otras culturas es común hacerlo. Podríamos decir que simplemente escogió un estilo de vida más "natural" que el resto de nosotros...

roche dijo...

Estoy de acuerdo con George en el sentido que el consumo a niveles industriales de res, pollo, delfines etc es cualquier cosa menos un parque de diversiones ... Es una Carnicería.

Hay varios problemas que enfrenta el señor:

1. Salubridad, pueden ser animales que esten contaminados.

2. El desorden sicológico de matar un animal que no está hecho para el consumo sino más bien son animales domésticos.

Ahora cual es la diferencia de comerse un animal como un Cerdo recién muerto y uno frito o cocinado?

3. El hecho de jactarse va más allá de la simple "Costumbre" por comer platillos exóticos, es más bien una burla lejos de un estilo de vida.

Por cierto un día de estos pasaron un reportaje que en Taiwan sirven Pez medio frito (El Animal vivo frito de un lado)

Pez en Menu

Anónimo dijo...

No creo que sea conveniente aqui juzgar a los periodistas del Diario Extra. Simplemente están sujetos a ordenes como cualquiera de nosotros que somo subalternos de alguien.
Sí coincido plenamente en la falta de humanidad de este periodico, que en los últimos meses ha tratado de solapar su amarillismo con la palabra denuncia.
Pues yo les digo que no se justifica publicar en portada la foto de un feto despezado, la de un indigente partido por la mitad o la de un gato semidescuartizado para denunciar un hecho...
Ojalá que el muy pasivo y casi inexistente Colegio de Periodistas haga valer las normas éticas que rigen una profesión tan delicada.
Diario Extra ha demostrado ser un actor importante en la democracia de este país al darle cabida en sus páginas de nacionales y de opinión a todos los sectores civiles, políticos y empresariales, cosa que otros medios se olvidaron de hacer.
Pero ciertamente un sector importante de los compradores de periodicos nacionales ya nos estamos cansando de no poder mirar sin asco o indignacìón las portadas de la Extra.
Creo que un medio tan importante como este ya no necesita valerse de argumentos tan obsenos como el irrespeto hacia la vida, sea de personas o animales para seguir vendiendo ejemplares.
Si me permiten un humilde consejo, expresado en el tono rojo que ustedes, señores de Diario Extra prefieren, la obsenidad, la cochinada y el irrespeto puede ser soga para su propio pescuezo.

TicoExpat dijo...

Compas,

Con respecto al argumento de que que en otras culturas se comen animales vivos, no es tan corriente ni tan aceptado como piensan ustedes.

En Taiwan, eso del pescadito vivo no duro ni una semana. Por mas que el tipo cocinero argumento que era costumbre de no se que provincia de China, le hicieron acabar ese asunto rapidamente cuando le cayo encima la opinion popular...y no eran extranjeros quejandose. No le fue nada bien.

Lo mismo en Canton. No se come todos los perros, y no es todo el mundo que come perro. Son perros criados con ese fin, y hasta eso ya va en decadencia, saben porque? Por el SARS y porque la gente ha empezado a ver los animalitos como mascotas.

Ese salvajismo de disfrutar los gritos de dolor de un animalito -no me puedo quitar el gesto del gatito de la portada de la mente- solo indican el problema mental de un asesino en potencia.

El que un periodista pueda ser capaz de convertir esa tragedia en un espectaculo burlista annade mayor horror a este infame acto.

jaguar del Platanar dijo...

Pésimo lo de Extra. Sobre todo ayer cuando llevaron las cámaras de TV y empezaron a instigar al mae junto con otro mae que casi lo golpea. Primero lo usan para vender periódicos y luego lo agarran para humillarlo y "darle una lección" para que vea que lo que hace está mal.