12 de abril de 2007

Una alternativa para los parques nacionales

Ejemplo de iniciativa privada y protección ambiental

Para una de mis clases tuve que escribir un artículo sobre cómo la iniciativa privada podría ser la solución a los problemas presupuestarios que enfrentan las áreas silvestres protegidas en Costa Rica. El mismo fue publicado ayer (en inglés) en aBetterEarth.org, una página del Institute For Humane Studies dedicada a promover soluciones de mercado para los problemas ambientales.

Cuando la versión en español esté disponible la publico aquí.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimado JC, yo soy medio troglo para buscar cosas en la red, entre a la página que dices y no lo encontre, si fueras tan amable enviamelo a mi correo, te lo agradecería mucho.
Roy Jiménez Oreamuno
royjimenezcr@ice.co.cr

Juan Carlos dijo...

Roy,

Tiene que darle click al vínculo que está sobre la palabra "artículo". Ahí te lleva directamente al mismo.

Saludos,
-JC

jaguar del Platanar dijo...

Las posibilidades son variadas.
En el parque Juan Castro Blanco se da algo muy interesante. Coopelesca (empresa de electrificación de la Zona Norte) protege varias fincas alrededor del parque, lo mismo que vecinos de San José de la Montaña y San Vicente(los últimos con Bandera Azul por sus esfuerzos sistemáticos por proteger el ambiente). A su vez, el MINAE construirá una oficina y un centro de recepción de visitantes. La organización local en este caso permitirá que los recursos generados por el turismo se quede ahí (alimentación, cabañas, tours, etc) y que los mismos vecinos cuiden el ambiente pues es también su negocio. Ojalá que las iniciativas de aprovechamiento turístico de los otros parques pudieran tener efectos positivos en la población local como lo que se pretende hacer en el Juan Castro Blanco en San Carlos.
Saludos.

Anónimo dijo...

Estimado JC abusando de tu blog, aca te adjunto una posible traducción al español, vos podes mejorarla. Espero te sirva.
Roy Jiménez Oreamuno.

Una alternativa creativa para los parques nacionales de Costa Rica Juan Carlos Hidalgo 4/11/2007.
En los últimos años, los parques nacionales en Costa Rica han sufrido de una crisis profunda en su presupuesto, han tenido una carencia en la inversión en su infraestructura básica, y en los servicios para los turistas. Ésta son malas noticias para un país que por más de dos décadas ha trabajado fuertemente para desarrollar una reputación, como destino principal del ecotourismo. El gobierno, haciendo frente a una carencia similar en la inversión en otras áreas, consideradas más importantes – como la educación, cuidado médico, y transporte- ha descuidado los parques nacionales y está buscando préstamos con los acreedores internacionales, para solucionar este problema. Debe aprovecharse el gran potencial económico de las áreas protegidas del país y contratar al sector privado en su conservación. Es difícil expresar la importancia de los parques nacionales para la economía de Costa Rica. Sobre un cuarto del territorio nacional es protegido por el estado, y se estima que 60 por ciento de turistas extranjeros visitan por lo menos una área protegida. Un estudio del Instituto Nacional de la Biodiversidad y de la Universidad Nacional, encontró que las actividades económicas se relacionan con las áreas protegidas, y estas contribuyeron en $814 millones a la economía local en el 2002, más de 5 por ciento del PIB del país. Desafortunadamente, la infraestructura básica en los parques nacionales se ha deteriorado estos últimos años, debido a la falta de inversión. Además, las áreas protegidas en las partes alejadas del país, no se han conservado bien, por la caza ilegal, y los registros ilegales. Esto está afectando la imagen de Costa Rica como primer destino del ecotourismo. Hace un par de años, un visitador Ntgeo dio al país 64 puntos (de 100), como destino turístico, precisando que la “tala excesiva de árboles, no va bien con la imagen de un país líder en ecoturismo, que se desea proyectar en el exterior.” Es irónico que los parques nacionales contribuyan tanto a la economía nacional, con todo esto, han sido descuidados gravemente por las autoridades, que tienen una prioridad mayor, en escuelas, hospitales, y caminos, que también han sufrido por años de una baja en su inversión. Los visitantes pagan una cuota de entrada en los parques, pero solamente el 20 por ciento de las áreas protegidas son visitados por los turistas, y el dinero recaudado de los parques “son aprovechados” y tienen que ser distribuidos entre todas las áreas protegidas. Por esta razón, incluso algunas organizaciones ambientales ahora se oponen a la creación de nuevos parques nacionales, desde entonces se ha disminuido el financiamiento para los parques. Dichosamente, hay una solución práctica en el horizonte. Durante la década pasada, los negocios locales y las personas, han estado desempeñando un papel cada vez más importante en la protección de recursos naturales, el dinero con que se pagan los sueldos de los guardabosques de los parques, en la conservación de selvas privadas. Hoy, 10 por ciento del territorio de Costa Rica que son protegidos, son bosques privados. Estas áreas tienen la infraestructura (caminos, tranvías, cuartos de baño, casas de campo), esta carencia en los parques del gobierno, son aprovechadas, porque atraen a una gran cantidad de turistas de una manera sostenible. Dada la carencia de recursos por parte del gobierno y el interés evidente del sector privado, en la protección de parques nacionales (puesto que sus rentas dependen de ésa), las autoridades locales deben considerar el licitar esos parques, que son visitados actualmente por los turistas, las asociaciones locales de negocios, tomarían la administración de los parques, y construir la infraestructura necesaria. Una posible preocupación de esta oferta, es que las compañías privadas explotarían los recursos naturales de los parques administrados, con un número masivo de turistas. Sin embargo, la experiencia nos demuestra que a largo plazo, esto afectaría la imagen de los parques y sus perspectivas a largo plazo. Por lo tanto, los contratos deben ser a largo plazo y podrían también ofrecer restricciones en el flujo de los turistas permitidos por día. En cuanto a parques no-visitados, el gobierno debe intentar licitarlos, las organizaciones ambientales internacionales con experiencia en la gerencia de recurso natural, tales como la sociedad de Audubon, en la conservación de la naturaleza, la coalición tropical de Rainforest, y la conservación internacional. Estas organizaciones tienen presupuestos importantes y serían entusiastas en administrar las áreas que están entre las más ricas en biodiversidad del mundo. Más aún, esto podía ayudar a aumentar sus esfuerzos, en la movilización de fondos en países ricos. También, licitando los parques nacionales que no son visitados, el gobierno evitaría un conflicto del interés potencial, puesto que algunas organizaciones ambientales podrían estar inclinadas restringir el turismo en conjunto, así afectando a las comunidades locales. Estos parques serían administrados solamente para los propósitos de su conservación, así disminuyendo sus costes de la operación. Costa Rica siendo un pionero en la abolición de su ejército hace 50 años, podría también ser ejemplo para todo el mundo, al permitir que el sector privado proteja sus recursos más preciados. La protección del medio ambiente y el negocio pueden ir de la mano. Costa Rica puede dar el ejemplo.
Juan Carlos Hidalgo es director del proyecto latinoamericano de la red internacional de política.

Juan Carlos dijo...

Gracias Roy por la traducción. Creo que en unos días estará lista y publicada en otro sitio de Internet.

Jaguar, exactamente a ese tipo de iniciativas es a las que me refiero. Tenemos un problema en las manos: no solo la falta de infraestructura está afectando el turismo en los parques nacionales, sino que la falta de debida vigilancia está contribuyendo a la tala y caza ilegan en estas áreas protegidas.

Haciendo la investigación para este artículo me encontré con múltiples ejemplos de empresarios y asociaciones civiles recolectando dineros para dárselos a parques nacionales aledaños. Una agencia de turismo dando $20.000 para contrar guardaparques en una reserva forestal en la península de Osa para que eviten la caza ilegal, empresarios pagando los salarios de guardaprques en El Roncón de la Vieja, hoteleros pagando para proteger el mono tití en Manuel Antonio. Ejemplos abundan.

Ya que al Estado le falta plata y a los empresarios les conviene la protección de áreas silvestres, ¿por qué no promover la "adopción" de parques (para no llamarla concesión que podría generar resquemores)?

De esta forma le quitamos una carga fiscal al gobierno (para que invierta mejor en escuelas y carreteras) y nos aseguramos de una debida protección del ambiente.

Anónimo dijo...

Estimado JC, que excelente idea, hay que ser inteligentes y poder manejar áreas sensibles con nombres y apellidos y así evitar la confrontación.
Claro que se adopten áreas, es muy acertado tu comentario, el otro día veía en las noticias, como en la península de Osa, había encontrado varias cabezas de chanchos de monte, que fueron muertos por cazadores ilegales, y solo hay un guarda parques, para lo miles de kilómetros de reserva, y siguen muriendo nuestras especies, que son un tesoro para las próximas generaciones
Saludos

Roy Jiménez Oreamuno