10 de marzo de 2007

"No se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas"

En la que ha sido la mejor noticia de lo que va del año, la Corte de Apelaciones de DC declaró inconstitucional la prohibición a tener armas de fuego en las casas de los habitantes de Washington DC. Esta prohibición tenía más de 30 años, y ha sido una de las principales causas por las cuales Washington es una de las ciudades más peligrosas de Estados Unidos. Ahora los criminales lo pensarán dos veces antes de entrar a una casa, sabiendo que sus habitantes podrían estar armados y listos para defenderse.

En particular me alegra mucho esta decisión porque hace 5 años cuando participé en el Koch Summer Fellowship Program del Institute for Humane Studies la investigación de política pública de mi grupo fue precisamente sobre esta prohibición. Además, detrás de la demanda estuvieron amigos del Cato Institute, en especial Tom Palmer quien era uno de los demandantes. Ayer tuve el chance de hablar brevemente con él sobre el fallo, mientras el Washington Post le tomaba fotos para la noticia de hoy. Sin duda fue un gran día para él.

Y hablando del Post, su editorial de hoy sobre el fallo fue simplemente patético. No solo ignora las decenas de estudios y libros que demuestran que el permitir que los ciudadanos responsables porten armas reduce los niveles de criminalidad, sino que va contra la más mínima observación empírica. El editorial señala que "If allowed to stand, this radical ruling will inevitably mean more people killed and wounded as keeping guns out of the city becomes harder." Parece que los editorialistas nunca han cruzado el río Potomac hacia Arlington, VA (mi residencia) donde la gente no solo puede tener armas en sus casas, sino que las puede portar en las calles. ¿Resultado? Arlington es mucho más seguro que Washington. La capacidad de los editorialistas del Post de ignorar la simple realidad en temas como éste o el cambio climático es tan chocante que estoy seriamente considerando no renovar mi suscripción al periódico.

Finalmente, el fallo de la Corte de Apelaciones viene a darle finalmente su verdadero significado a la segunda enmienda de la Constitución estadounidense, la cual reza: "Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas". Hasta ayer, la mayoría de los fallos judiciales habían interpretado la enmienda como la facultad de los estados de la Unión de organizar milicias para su defensa, y no como el derecho individual del pueblo a poseer y portar armas. Con esta decisión, se abre un precedente que eventualmente podría llegar a la Corte Suprema y convertirse en jurisprudencia nacional.

Lo de ayer fue una gran victoria.

16 comentarios:

jaguar del Platanar dijo...

JC, ¿por qué cree ud que ese periódico no publica la realidad de las cosas?

Juan Carlos dijo...

Por lo que aquí se llama "media bias", es decir, sesgo en la información por motivos ideológicos, que es algo que sucede en todos los periódicos. El Post ya no es el periódico de izquierda que era antes, pero sigue teniendo posiciones ideológicas que no están sustentadas en los hechos, como en el caso del debate sobre las armas.

La evidencia empírica registrada en un sinúmero de estudios es contundente en señalar que permitir que la población respetuosa de la ley ande armada reduce los niveles de violencia. Que el Post se niegue a ver dicha realidad que es tan evidente es lamentable.

jaguar del Platanar dijo...

Bueno, concuerdo con ud en que los medios apuntan más desde su visión ideológica. Lo veo ahora con el TLC acá.

Pienso, que es muy evidente la inclinación de medios como La Nación con una visión proTLC muy marcada. Lo digo sin afán de polemizar, sobre este asunto del que diferimos. Sé también que hay medios antiTLC que se comportan igual.

Mi punto es que el diálogo se ensucia con medios que ven la mitad del asunto. Las personas que desean información no obtienen sino visiones de un lado de la verdad, o "su verdad" según el interés de cada quien. No solo con TLC sino en general también.

Elías Torres dijo...

Bueno, ese "media bias" siempre se va a dar en la sección de opinión, se supone que justamente para eso es la sección de editorial (no tendría sentido un editorial sin opinión, inclinación, "bias", o como lo querás llamar). Si el sesgo se da en las noticias (Lo que hace La Nación, como señala el Jaguar) ahí son otros ₡100.

Espero que de verdad Washington se vuelva más segura y que de verdad los ciudadanos sean responsables.

Lo que me hace desconfiar es que se han dado muchos casos en los cuales algún hijo de un ciudadano juega con el arma y causa accidentes fatales.

Algunos de esos casos han sido de extrema irresponsabilidad, como dejar un el arma en un sillón de la sala, pero muchos otros han sido cuando las armas han estado en lugares como gavetas, armarios o cerca de la cama.

Supongo que no tiene sentido tampoco sugerir que se guarde el arma en una caja fuerte porque la gracia es que se tenga a mano en caso de que un delincuente invada la casa.

Me parece muy bien que se luche por los derechos, pero que no se olviden las responsabilidades (que a muchos liberales se les olvidan que del todo existen).

Un saludo,

roche dijo...

No sé si "a los liberales se les olvida" será una frase sostenible a la luz de los hechos y estadisticas. Más bien hay que volver a ver aquellas personas que no tienen ningún respeto por su trabajo (wachimanes) ni la seguridad de sus seres amados.

Por otro lado creo que Moore en un reportaje había sacado estadísticas que la Relación de armas por persona y asesinatos no tenía ninguna relación.

El derecho de tener armas para defenderse, debe protegerse, (Me parece que la fundación Arias para la Paz quería presentar un proyecto de desarme civil pero parece que quitaron el proyecto de la página) en mí casa no hay armas pero defiendo el derecho de las personas que crean necesario portarlas.

Juan Carlos dijo...

Elías,

Muchas gracias por sus comentarios los cuales son muy acertados. Efectivamente suceden casos lamentables de accidentes que envuelven a niños y armas, pero a pesar de la impresión que uno pueda tener por lo que lee en la prensa, son muy infrecuentes. Más niños mueren ahogados en baldes de agua o a causa de un accidente de bicicleta que debido a accidentes con armas de fuego. Y no por eso vamos a prohibir los baldes y las bicicletas.

Y concuerdo con Roche en que los liberales no olvidamos la parte de las responsabilidades. Es precisamente porque somos tan insistentes en hablar de libertad con responsabilidad, que mucha gente no se siente atraída a nuestro mensaje.

Juan Carlos dijo...

Se me olvidó añadir Roche que el proyecto para endurecer los requisitos para portar armas está vivo y coleando en una comisión legislativa. Ojalá la fracción libertaria tenga la determinacíón de oponerse al mismo.

jaguar del Platanar dijo...

JC, algún comentario a mi opinión sobre debates "a medias" por la posición de los medios?

Saludos

Elías Torres dijo...

Concuerdo en eso con vos, prohibir los baldes no va a reducir los accidentes, ni tampoco lo va a hacer con las armas.

En lugar de prohibirle a la gente todo para que "se porte bien", de debería hacer un proceso de regulación como en este tipo de casos (el arma debe estar registrada, se deben hacer exámenes, etc).

Roche, no te parés de uñas, no estoy hablando de nadie en particular, ni de "los" liberales como una generalización, yo estoy a favor de la libertad con responsabilidad (al igual que muchos liberales como Juan Carlos), solo que hago incapié en que muchos simplemente pasan por alto ese detallito de la responsabilidad a la hora de llevar la teoría a la vida real.

Juan Carlos dijo...

Pues no sé qué decir Jaguar. Definitivamente la parte noticiosa es influenciada por la línea editorial en los medios costarricenses como lo indica Elías. En algunos casos es un poco más disimulado que en otros. Creo que el Semanario Universidad es el ejemplo más claro de todos, en donde uno simplemente no sabe dónde termina la sección de nacionales y dónde empieza la de Opinión. Y cuidado con escribirle a alguno de los periodistas de ese medio para señalar algún error en la "información", uno se expone a ser llamado todo tipo de cosas.

Nadie se salva. Pero lo bueno de la libertad de expresión y la libre competencia es que la gente puede escoger de dónde obtener su información, ya sea porque son personas que quieren información veraz o que se ajuste a sus inclinaciones ideológicas. Y medios como los blogs sirven para denunciar la manipulación informativa que se presenta en los periódicos.

Entre más mejor.

roche dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
roche dijo...

Yo no me paro de uñas solo digo que la frase "muchos simplemente pasan por alto ese detallito de la responsabilidad" no tiene sentido quiza es el uso ambiguo del concepto, Igual Juan Carlos dio una idea de esto mas arriba

jaguar del Platanar dijo...

Bueno, por eso puse "Sé también que hay medios antiTLC que se comportan igual." Pero sobre La Nación creo que las palabras sobran. Es muy evidente la posición de ese medio tan influyente.

En ese escenario, ¿cómo la gente lee realidades según los medios y los bandos a los que pertenecen? El asunto es muy complejo y roza los límites de la ética.

Juan Carlos dijo...

Pues realidad solo hay una, aunque haya diferentes lentes con que se le vea. El que La Nación y el Semanario Universidad tengan dos visiones diametralmente opuestas al TLC no quiere decir que no haya una realidad en torno a éste u otros temas.

Sin ser un defensor de La Nación, considero que el Semanario U es muchísimo más sesgado que el periódico de Llorente de Tibás. Recuerdo una vez un artículo que sacaron luego de las elecciones del 2002 sobre cómo el Movimiento Libertario había sacado 6 diputados y que eso representaba un ascenso de la "extrema derecha totalitaria" en Costa Rica. Llamé al periodista, como asesor de Otto Guevara que era en esa época, para quejarme del por qué no nos habían tomado nuestra opinión. Su respuesta: no tenían por qué hacerlo.

O cuando durante esos años me vi envuelto en un debate con un estudiante de sociología de la UCR en las páginas del Semanario. Mientras que a él le publicaban los artículos completos, a mí me los recortaban y los publicaban como cartas al editor.

Puedo mencionar muchos casos similares. Lo que me causa curiosidad es cómo los opositores al TLC critican a La Nación (un diario privado) por ser parcializada mientras que no dicen nada del Semanario U (que es público y lo pagamos todos).

jaguar del Platanar dijo...

Ud dice algo muy cierto, público y privado y ambos defienden eso público y privado. Pero si se publica algo o no, posiblemente se dé en todos los medios, por eso es que hacía la pregunta en el comentario anterior. Es otro límite de la democracia. ¿Quién define cual es la fuente que dice la verdad? ¿Cómo las fuentes se legitiman o no? y ¿quién las contradice?

En CR (no sé en otros lados pero me gustaría saberlo) hay bandos pero pocos o casi ninguno es imparcial (la Extra es la que veo que publica varas a veces de un bando y a veces del otro, y que posiblemente dé más en el punto). Lo que digo es, ¿cómo generar opinión si los medios no presentan diversidad o pros y contras de los temas (no solo TLC)?

Digo, si don Pedro cree que La Nación es santa palabra y allí se dice que el caballo blanco de Napoleón era negro, don Pedro se lo creerá. Y allí la manipulación (repito, para ambos lados) juega un papel central en la generación de opinión y pensamiento.

Juan Carlos dijo...

¿Cómo generar opinión? A través de espacios abiertos como estos en donde gente que piensa diferente puede argumentar y debatir. Foros, debates, tertulias en los poyos del parque, etc.

Yo no me hice libertario leyendo un periódico, sino que discutiendo ideas con gente que (en ese momento) pensaba diferente a mí. A través de la discusión es que podemos generar opinión e informar a la gente. Por eso es que me encanta debatir, porque lo veo más que como una oportunidad para pelear, como una oportunidad para convencer gente, informarla sobre otras posiciones.

Don Pedro podrá leer La Nación y ser desinformado y manipulado, pero en el momento que se tope a uno que lea otro medio y que cuente con argumentos más contundentes, se va a ver bastante mal defendiendo sus posiciones.