15 de febrero de 2007

Lo inútil de intentar controlar el cambio climático

Densidad del PIB en el Mundo El Planeta de Noche

Un artículo de Robert Samuelson en el Washington Post del miércoles pasado explica muy bien porqué es inútil intentar limitar a nivel global la emisión de gases de efecto invernadero:

"About 80 percent of the world's energy comes from fossil fuels (coal, oil, natural gas), the main sources of man-made greenhouse gases. Energy use sustains economic growth, which -- in all modern societies -- buttresses political and social stability. Until we can replace fossil fuels or find practical ways to capture their emissions, governments will not sanction the deep energy cuts that would truly affect global warming."

"Poor countries won't sacrifice economic growth -- lowering poverty, fostering political stability -- to placate the rich world's global warming fears. Why should they? On a per-person basis, their carbon dioxide emissions are only about one-fifth the level of rich countries. In Africa, less than 40 percent of the population even has electricity."

Las dos imágenes de arriba comprueban de una mejor manera lo que dice Samuelson. La primera es la densidad del PIB global, calculada originalmente en un estudio de John Gallup, Jeffrey Sachs y Andrew Mellinger al multiplicar el PIB per cápita por el número de personas por kilómetro cuadrado. Lo que demuestra es el nivel de actividad económica que tiene lugar en las diferentes partes del planeta. Podemos comparar dicha imagen con una fotografía de la Tierra de noche. Resulta bastante lógico que los lugares más ricos son los que consumen más energía.

Se estima que el 75% del aumento en la demanda de energía en los próximos 20 años provendrá de los países en desarrollo. Lógico, conformen se hacen más ricos, requieren más energía. De tal forma que cualquier intento por limitar la emisión de gases de efecto invernadero en el planeta debe incluir a los países en desarrollo, especialmente a gigantes como China, India, Brasil y México. Pero, ¿resulta justo que estos limiten su consumo de energía--que inevitablemente implica retardar su desarrollo económico--para satisfacer las demandas de los países ricos? Está difícil que acepten de todas formas. Si China no acepta un tratado de estas características, Estados Unidos tampoco lo hará (ya el Senado votó 95-0 en 1997 en contra de un escenario como este, con el voto de John Kerry por cierto), y si los estadounidenses no están a bordo, no hay sentido de que los europeos lo intenten.

Así que, para los que esperan una acción global contundente para reducir la emisión de gases de efecto invernadero, mejor esperen sentados.

13 comentarios:

rigo dijo...

De hecho según Panafreedom, al menos 13 de los 15 países europeos que firmaron Kyoto han aumentado sus emisiones en vez de reducirlas.

No, si el asunto no es tan fácil como lo quieren hacer ver.

La respuesta una vez más es aumentar la riqueza de las personas, para que el mercado tenga los recursos y los incentivos necesarios para lograr ganancias en la recuperación del ambiente.

En NatGeo me enteré de unos trabajos que estaban realizando los científicos con bacterias que consumen dióxido de carbono y otras que se comen el plástico y hasta petróleo. Todavía están en el laboratorio.

Pero la respuesta está de camino. La trae el capitalismo.

Juan Carlos dijo...

Exacto Rigo, los países europeos y Canadá han demostrado una gran hipocresía al responsabilizar a Estados Unidos por no ratificar Kyoto cuando ellos no están cumpliendo con los acuerdos en cuanto a reducción de emisiones.

Vea lo curioso, la energía nuclear es una de las grandes opciones para sustituir los combustibles fósiles, y una de las más limpias y seguras (aunque parezca mentira), pero los ambientalistas se oponen. También se han producido árboles modificados genéticamente que absorben cantidades enormes de carbono, pero los ambientalistas se oponen también. En el fondo a mí me queda claro su objetivo: atacar lo que mueve al sistema capitalista actual, que, por el momento son los combustibles fósiles. Así como hace 100 años se hubieran reído en la cara de uno si alguien hubiera sugerido que se podía volar entre Londres y New York en 6 horas, ¿alguien podrá decirnos qué tipo de energía estaremos usando en 100 años?

roche dijo...

Me imagino que ya han leído The Ultimate Resorce the Julian Simmon, en internet se encuentra el libro, interesantísimo.

El Chata dijo...

Esto me recuerda a una presentación que dio Lofti Zadeh en la U de Pennsylvania, donde hablaba de tres puntos claves:

1. El calentamiento global, que curiosamente se da más de noche que de día, y más en el hemisferio sur que en el norte... que misterio.

2. El futuro y la biotecnología.

3. La hegemonía económica de los Estados Unidos.

Si lo encuentro te lo paso

jaguar del Platanar dijo...

Entonces porque otros no cambian la superpotencia no debe cambiar tampoco.

Eso, para mí es egoísmo, si deciden cambiar serían líderes en algo positivo, ¿o no? No sé porque no hay un cambio de mentalidad y por qué no se invierte en el futuro de una vez por todas.

Igual de culpables son los países que firmaron Kyoto y no bajan sus emisiones de gases.

El punto es que por mantener negocios se destruye el planeta.
¿Para qué plata sin planeta? Es como cuando algunos abuelos guardan todo su capital debajo del colchón...de nada les sirvió.

Anónimo dijo...

Hay varias alternativas para reducir las emisiones de CO2. En el sector transporte se estudia el hidrógeno y el biodiesel como posibles soluciones, incluso en Costa Rica ya se está usando en algunas líneas de buses biodiesel y les ha funcionado excelente.
En el campo de la generación de la energía eléctrica hay varias soluciones que de hecho muchas se aplican en CR, por ejemplo en países industrializados como Inglaterra se utiliza muchísimo el carbón que es altamente contaminante además de que contribuye al calentamiento global, pero dichosamente para muchos es muy barato, si los gobiernos se decidieran a gastar un poco más en plantas hidroeléctricas, eólicas y a invertir más fuertemente en el desarrollo de la energía solar las emisiones se reducirían sustancialmente.
No se trata de reducir el consumo de energía y menos de reducirlo a los países en desarrollo, sino se trata de utilizar tecnologías limpias que ya poseemos aunque sean más costosas e invertir muchísimo más en las nuevas tecnologías que no son tan eficientes aún.
Yo soy ingeniero y no me gustan las plantas nucleares, por ahora se hace necesario utilizarlas pero el mundo debe seguir un rumbo diferente si queremos seguir viviendo en este mundo de la manera en la que lo hemos venido haciendo.

Atte: Marlon Castro B.

Juan Carlos dijo...

El punto jaguar es que si otros no cambian, de nada vale que la potencia lo haga. Ahora bien, si Ud quiere que un país adopte políticas econímicas contraproducentes sin la posibilidad de que éstas vayan a tener impacto alguno en el cambio climático, ya eso es otra historia. Le recuerdo que si TODOS los países (incluyendo EEUU) adoptaran los acuerdos de Kyoto y cumplieran con estos en un 100%, la temperatura media de la Tierra para el año 2050 sería únicamente 0.07 grados centígrados menos caliente que si no hubiera Kyoto.

Marlon, tiene Ud razón, la procesión debe ir por el lado de la adopción de energías limpias. Sin embargo, como Ud bien lo señala, eso requiere dinero. De ahí que está completamente demostrado que la mejor política para mejorar el ambiente en los países es a través del desarrollo económico. La Curva de Kutnetz nos demuestra que conforme el PIB per cápita de un país aumenta, los niveles de emisión de diversos contaminantes aumentan también, pero llegando a cierto punto (dependiendo del contaminante, pero empieza generalmente a partir de los $9.000 per capita), las emisiones empiezan a caer. La curva tiene forma de U invertida. La clave entonces es hacer ese período de aumento de la "prosperidad contaminante" lo más breve posible con tal de que el impacto en la naturaleza no sea mayor.

jaguar del Platanar dijo...

El punto es que si nadie empieza a cambiar todos nos vamos al carajo aunque la economía ande bien...eso no tiene ningún sentido de supervivencia me parece.

El dinero no se come ni se respira, ¿hasta cuándo cambiaremos nuestra forma de ver las cosas desde ese punto de vista?

Juan Carlos dijo...

Buen punto, pero asumamos por un momento que el cambio climático en verdad va a traer consecuencias desastrosas para la humanidad--sobre lo cual soy un gran escéptico. Sobre una cuestión en la que sí hay concenso es que ya es muy difícil detener el calentamiento de la Tierra.

El ser humano ha vivido con desastres naturales toda su vida. Las inundaciones, los huracanes, sequías, olas de calor, de frío, etc. ¿Cuáles son las sociedades más resistentes a estos fenómenos climáticos? Las ricas. Un huracán pasa por Haití y mata a 2.000, pero el mismo llega a la Florida y si acaso mata 20 personas. Las sociedades ricas cuentan con mejores herramientas para adaptarse a las inclemencias ambientales.

Por eso a su pregunta de que el dinero no se come ni se respira, efectivamente, pero sí sirve montones para reducir la vulnerabilidad humana ante los medios.

jaguar del Platanar dijo...

Juan Carlos, estoy de acuerdo que con más recursos se reduce la vulnerabilidad pero eso nos lleva a la discusión de la mala distribución de la riqueza que ud y yo sabemos, avanza a más velocidad que el calentamiento global, y para ver sus efectos no hay que esperarse 10 años.

Juan Carlos dijo...

Sobre si la desigualdad ha aumentado o no existe un debate interesante actualmente. Una investigación de Xavier Sala-i-Martin de Columbia University más bien demuestra lo contrario, que las desigualdades entre individuos (no países) alrededor del mundo han disminuido.

Pero creo que el tema de la desigualdad es irrelevante en este contexto (y enfatizo en este contexto). Lo que importa es que los países se hagan ricos, sin importar qué más ricos sean los demás. Entre más recursos tengan los habitantes y gobiernos del mundo, estarán en mejor capacidad de enfrentar los retos que pueda presentar el cambio climático.

jaguar del Platanar dijo...

Bueno, creo que sobre este punto tampoco nos pondremos de acuerdo.

Lo que digo es que si hay desigualdad porque como sucede en CR los ricos cada vez tienen más y los pobres siguen siendo muchos, estos pobres poco tendrán que hacer contra los embates del tiempo que anda loco en estos días.
Por ejemplo, la gente que subsiste con su agricultura de autoconsumo que pierda sus pocas cosechas por el cambiante clima no tiene nada que hacer.
Y afecta por ejemplo a microempresarios como los boteros de Caño Negro que con el bajísimo nivel del Río Frío este año han tenido serias dificultades para mantener su negocio.

En ambos casos los pocos recursos que tengan limitan lo que puedan hacer contra los efectos del cambio climático y para mí sí está relacionado directamente con la desigualdad.

En todo caso, la desigualdad suba o baje no creo que lo haga a un ritmo tan acelerado como para encontrarnos en un escenario de bonanza y buena distribución para que los individuos enfrenten con éxito el efecto invernadero. Me parece que es menos imposible y de mayor impacto que los gobiernos de los países más contaminantes actúen de inmediato y logren evitar los desastrosos efectos del cambio climático que los individuos de todo el mundo tengan los recursos suficientes para hacerlo por sí mismos.

Juan Carlos dijo...

Jaguar,

Caemos en el mismo tema: ¿qué es más importante, distribuir la riqueza o generarla? Hace 3 años recuerdo que la distribución del ingreso mejoró pero la pobreza aumentó dos puntos según la Encuesta de Hogares del INEC. Dado su énfasis en la distribución, ¿esa es una buena noticia? El año pasado esa misma encuesta señaló que la pobreza cayó pero la distribución empeoró. ¿Bueno o malo?

Recuerde que un país donde los hijos estudian y ganan más que los padres es un país donde aumentará la desigualdad. ¿Es eso malo? ¿O los hijos nunca deberían ganar más que los padres con tal de que la distribución no se vea afectada?